Discurso del Diputado Jesús González Gortázar con motivo del aniversario luctuoso de Manuel Ávila Camacho

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

ANIVERSARIO LUCTUOSO DEL GENERAL MANUEL AVILA CAMACHO

El C. J. Jesús González Gortázar: -Señor Presidente, pido la palabra.

El C. Presidente: -¿Con qué objeto, señor diputado?

El C. J. Jesús González Gortázar: -Para una petición en los términos del artículo 58 del reglamento.

El C. Presidente: -Tiene la palabra el señor diputado.

El C. Jesús González Gortázar: -H. Cámara de Diputados:

El próximo 13 de octubre se cumplirán 30 años del fallecimiento de un gran mexicano, quien fuera llamado por nuestro pueblo "Presidente Caballero", el General de División don Manuel Avila Camacho.

Nacido en la sierra de Puebla, en el seno de una familia criolla, recipiente de nuestro valores nacionales, don Manuel Avila Camacho creció amando a México y a su pueblo.

Pronto se escucha el llamado de nuestro movimiento social, nacionalista, popular, democrático y antiimperialista de 1910. Respondió con generosidad en sus escasos 17 años de vida y tomando las armas se lanzó a la dura lucha para hacer realidad la Revolución Nacionalista fraguada por el pueblo mexicano.

Valor, serenidad y capacidad se hicieron pronto evidentes en el joven soldado, quién paso a paso fue ascendiendo en el rango militar, participando en infinidad de batallas y comandando regimientos en distintos lugares de nuestra patria.

Es de justicia resaltar que Manuel Avila Camacho nunca perdió su corazón "de oro" y el profundo humanismo que impregnaba cada uno de sus actos. Por ejemplo, durante la Rebelión Cristera era común ver "racimos" de hombres del campo pendiendo grotescamente de los árboles, ahorcados sumariamente por militares sin entrañas. Por donde pasaba Avila Camacho sólo había madres, esposas e hijas agradecidas por el perdón otorgado a sus familiares por el tezuitleco ilustre.

Así la poco común unión de cualidades militares y sentimientos humanistas, dio como resultado que el Presidente de la República general Lázaro Cárdenas nombrara al general Avila Camacho Secretario de Guerra, equivalente a secretario de la Defensa Nacional y de Marina, hoy día.

Como Secretario del Estado su labor fue ejemplar y por ello las fuerzas revolucionarias se aglutinaron en torno a él, postulándolo nuestro partido, en aquel entonces Nacional Revolucionario, como candidato a la Presidencia de la República.

Su labor como titular del Poder Ejecutivo fue destacada, no sólo por la importante obra material realizada sino por el sentido social de su administración. Cabe recordar que durante su mandato 6 millones de hectáreas, de las mejores tierras cultivables, se entregaron a los campesinos: respetando al mismo tiempo la pequeña propiedad, a la que hizo justicia y estimuló cumpliendo lo ordenado por el artículo 27 constitucional.

Entre la infinidad de logros de su gobierno que debe exponerse, está el establecimiento del Servicio Militar Nacional, que ayudó a la integración juvenil; la campaña de alfabetización que abatió sensiblemente el número de iletrados y la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social, conquista revolucionaria ejemplar en beneficio de las clases populares de nuestra sociedad.

Avila Camacho gobernó en la época azarosa de la Segunda Guerra Mundial. En defensa de la democracia y de la integridad territorial de México, declaró la guerra a las potencias del Eje, celebrando convenios para el envío de trabajadores agrícolas a los Estados Unidos Mexicanos a fin de respaldar su esfuerzo bélico y creo el Escuadrón 201 de nuestra heroica y ejemplar Fuerza Aérea, que se cubrió de gloria combatiendo en Filipinas.

Avila Camacho no permitió el establecimiento de bases militares extranjeras en nuestro suelo, mantuvo incólume la soberanía y el territorio de México y fuimos uno de los pocos, entre los países del mundo, que no fue hollado por soldados extranjeros, fuesen aliados o enemigos. Por su actitud patriótica, el entonces Presidente de la República mereció el bien de nuestra nación.

Avila Camacho al cruzar sobre su pecho la banda presidencial, encontraba un país dividido, con profundas heridas. El "Presidente Caballero" se convirtió en paladín de la

Unidad Nacional, los mexicanos volvimos a vivir como hermanos y así se sentaron las bases del despegue industrial, aprovechando las circunstancias generadas por la Segunda Guerra Mundial. Al terminar ésta con la victoria aliada, México formó parte de los estados fundadores de la Organización de las Naciones Unidas.

Pese a haberse suspendido las garantías individuales por el "estado de guerra", jamás hubo el menor abuso. Avila Camacho gobernó con ética y apegaba sus actos tanto a la ley, como a su conciencia. Las facultades extraordinarias que recibió en materia económica, sirvieron para apoyar las mejores causas populares, particularmente las del sector campesino.

Siendo poseedor de las virtudes cívicas enunciadas, no es de extrañar que haya propiciado la candidatura de un civil a la Presidencia de la República. Avila Camacho abrió las puertas a los sectores no militares, devolviendo al ejército su papel de guardián de las instituciones nacionales. El fue el creador de las estructuras políticas que generaron el México moderno que busca justicia social en la libertad.

Por todo lo anteriormente expuesto, esta honorable Cámara de Diputados no puede dejar pasar desapercibida tan importante efeméride. Los tiempos actuales requieren que recordemos el ejemplo de los grandes hombres pretéritos. En esta época de dolor y crisis, su ejemplo debe servir a nuestro pueblo para superar la adversidad.

En tal virtud solicito en los términos del artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, que previos los trámites correspondientes se apruebe lo siguiente:

a) Que esta H. Cámara de Diputados haga un homenaje en memoria del general de división Miguel Avila Camacho, expresidente de México, en su sesión correspondiente al jueves 10 de octubre.

b) Se nombre una comisión para que asista en representación oficial de la Cámara, al acto que se celebrará ante su tumba el próximo domingo 13 de octubre.

Atentamente.

Diputado licenciado J. Jesús González Gortázar. Ruego a la secretaría tenga a bien recibir esta propuesta, que no siendo iniciativa de ley, deberá dársele un trámite que señala el artículo 58 del Reglamento. Muchas gracias, señor presidente.

El C. Presidente: -Túrnese a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales.[1]

Referencias[editar]

  1. Legislatura LIII - Año I - Período Ordinario - Fecha 19850926 - Número de Diario 24 (L53A1P1oN024F19850926.xml)Núm. Diario:24 ENCABEZADO DIARIO DE LOS DEBATES DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS "LIII" LEGISLATURA AÑO I México, D. F., jueves 26 de septiembre de 1985 TOMO I NÚM.. 24