Referéndum republicano de Sudáfrica de 1960

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegacion Ir a la busqueda
             Bandera de Sudáfrica • 1983 →
Referéndum republicano de Sudáfrica
¿Está a favor de una República para la Unión?[1]
5 de octubre de 1960
Tipo Referéndum

Demografía electoral
Población 17,396,367
Hab. inscritos 1,800,426
Votantes 1,634,240
Participación
  
90.77 %
Votos válidos 1,626,336 (99 52%)
Votos nulos 7,904 (0 48%)

Resultados
República
Votos 850,458  
  
52.29 %
Monarquía
Votos 775,878  
  
47.71 %

Resultado por provincia

Un referéndum sobre la conversión de la Unión Sudafricana en una república se realizó el 5 de octubre de 1960, durante la época del apartheid. El gobernante Partido Nacional, dominado por los blancos de origen afrikáner, era declaradamente republicano y consideraba la posición de la reina Isabel II como jefa de estado como un legado del imperialismo británico.[2]

Debido a las fuertes presiones de la comunidad internacional con respecto al apartheid, la situación de Sudáfrica como una monarquía dentro de la Mancomunidad de Naciones llegó a un punto crítico, y el régimen racista convocó a un referéndum, con el voto limitado a los blancos, para decidir entre la monarquía o la república. La oposición legal, encabezada por el Partido Unido, centró la campaña contraria en el fuerte aislamiento internacional, ya de por sí creciente, al que el país se vería sometido si cortaba sus últimos lazos con la monarquía británica. Los grupos de oposición negra declararon irrelevante el referéndum ya que no representaría a la mayoría del pueblo sudafricano, sino solo a la minoría blanca.

A pesar de la restricción de voto, el referéndum fue muy polarizado y competitivo por la oposición al mismo de los blancos de origen británico (una vocal minoría dentro de la comunidad blanca). La república en última instancia se impuso por un muy estrecho margen, del 52,29% de los votos contra el 47,71% de la monarquía (menos de 75000 votos de diferencia), y se declaró la República Sudafricana el 31 de mayo de 1961.[3][4]

Debido a que, tras su cambio institucional, Sudáfrica debía solicitar formalmente el retorno a la Mancomunidad, su reingreso fue rechazado por la negativa de la mayoría de sus países componentes (en su mayoría los gobiernos africanos y la República de la India) a reconocer el régimen de apartheid. No sería readmitida hasta el fin del régimen en 1994.[5]

Antecedentes[editar]

Republicanismo afrikáner[editar]

A pesar de la derrota militar de las dos república bóeres, la República de Transvaal y el Estado Libre de Orange, el republicanismo siguió siendo un sentimiento fuerte en la Unión Sudafricana entre los grupos afrikáner.[6]D.F. Malan se separó del Partido Nacional de Barry Hertzog cuando se fusionó con el Partido Sudafricano para formar el "Partido Nacional Purificado" (Gesuiwerde Nasionale Party) que defendía la instauración de una república controlada por los afrikáners. Esto contó con el apoyo de la "Hermandad Afrikáner" (Afrikaner Broederbond o AB), cuyo presidente, L.J. du Plessis, declaró:

La cultura y el bienestar nacional no pueden desarrollarse plenamente si la gente de Sudáfrica no corta también constitucionalmente todas las relaciones exteriores. Después de las necesidades culturales y económicas, el afrikáner tendrá que dedicar su atención a las necesidades constitucionales de nuestro pueblo. Agregado a ese objetivo debe ser una forma genuinamente independiente de gobierno afrikáans para Sudáfrica [...] una forma de gobierno que a través de su encarnación en nuestro propio jefe de estado personal, hueso de nuestros huesos, carne de nuestra carne, nos inspire a una unidad y fuerza irresistible

L.J. du Plessis

.[7]

En 1940, Malan, junto con Hertzog, fundaron el Partido Nacional Reunido que se comprometió a luchar por "una república independiente, separada de la monarquía e Imperio Británico", y "eliminar, paso a paso, todas las anomalías que obstaculizan la máxima expresión de nuestra libertad nacional".[8]​ Ese año, una Comisión nombrada por la Broederbond se reunió para redactar una constitución para una república; esto incluyó futuros ministros del Partido Nacional, como Hendrik Verwoerd, Albert Hertzog y Eben Dönges.[9]

En 1942, los detalles de un borrador de la constitución republicana se publicaron en los periódicos en lengua afrikaans Die Burger y Die Transvaler, que preveían un presidente estatal, elegido por ciudadanos blancos conocidos como burgers, que sería "solo responsable ante Dios [...] por sus obras en el cumplimiento de sus deberes", con la ayuda de un Consejo de la Comunidad con poderes exclusivamente consultivos, mientras que el afrikaans sería el primer idioma oficial, con el inglés como idioma complementario.[10]

Sobre el tema de la membresía continua de Sudáfrica en la Mancomunidad de Naciones, la opinión de la Broederbond fue que "la partida de la Mancomunidad lo antes posible sigue siendo un aspecto cardinal de nuestro objetivo republicano".[11]​ Durante la visita a Sudáfrica del rey Jorge VI y su familia en 1947, el periódico en lengua afrikaans Die Transvaler, del cual Verwoerd era editor, ignoró la gira real, haciendo referencia únicamente a "calles concurridas" en Johannesburgo.[12]​ Por el contrario, el periódico de extrema derecha afrikáner Ossewa Brandwag denunció abiertamente la gira, proclamando que "en nombre de esta monarquía, 27.000 mujeres y niños boer fueron asesinados por el bien del oro y su patria".[13]

Llegada al poder del Partido Nacional[editar]

Hendrik Verwoerd, editor de Die Transvaler y más tarde primer ministro de Sudáfrica (1958-1966), principal impulsor del referéndum.

Para las elecciones generales de 1948, el Partido Nacional, liderado ahora por Malan, no hizo campaña en favor de una república, prefiriendo permanecer en la Mancomunidad, apelando así a los afrikaners que de otro modo podrían haber votado por el Partido Unido de Jan Smuts.[14]​ Esta decisión de minimizar la cuestión de la república y centrarse en cuestiones raciales fue influenciada por NC Havenga, el líder del Partido Afrikáner, que estaba en alianza con el Partido Nacional en la elección.[15]

El sucesor de Malan como primer ministro, Johannes Gerhardus Strijdom, también restó importancia al problema de la República, indicando que no se tomarían medidas hacia ese fin antes de 1958.[16]​ Sin embargo, más tarde reafirmó el compromiso de su partido con una república, así como una sola bandera nacional.[17]​ Strijdom declaró que la cuestión de si Sudáfrica sería una república dentro o fuera de la Mancomunidad se decidiría "con vistas a las circunstancias que prevalecieran entonces".[18]​ Al igual que su predecesor, Strijdom declaró la creencia del partido de que una república solo podría proclamarse sobre la base "de la amplia voluntad del pueblo".[19]

Al convertirse en primer ministro en 1958, Hendrik Verwoerd pronunció un discurso ante el Parlamento en el que declaró que:

Esta ha sido, de hecho, la base de nuestra lucha todos estos años: el nacionalismo contra el imperialismo. Esta ha sido la lucha desde 1910: una república en oposición a la conexión monárquica [...] Estamos trabajando de manera inequívoca y clara para el establecimiento de la república de la manera correcta y en el momento apropiado

Hendrik Verwoerd primer ministro en discurso ante el Parlamento de Sudáfrica

.[20]

En 1960, Verwoerd anunció planes para celebrar un referéndum exclusivamente para blancos sobre el establecimiento de una república, con un proyecto de ley a tal efecto presentado al Parlamento el 23 de abril de ese año.[21]​ La Ley de Referéndum fue aprobada el 3 de junio de 1960.[22]​ Declaró que una mayoría simple a favor del cambio sería decisiva, aunque se realizarían cambios mínimos a las estructuras constitucionales existentes.[23]

Antes de ser sucedido por Verwoerd como primer ministro en 1958, Strijdom había reducido la edad para votar entre los blancos de 21 a 18.[24]​ Los afrikáners, que eran más propensos a favorecer al Partido Nacional que los blancos de habla inglesa, también eran en promedio más jóvenes que ellos, con una tasa de natalidad más alta.[15]​ También se incluyeron en el censo electoral los votantes blancos en el África del Sudoeste, ahora Namibia, en ese momento ocupada por Sudáfrica.[25]​ Como en Sudáfrica, los afrikáners y los alemanes étnicos en el territorio superaron en número a los blancos de habla inglesa, y fueron fuertes partidarios del Partido Nacional.[26]​ Además, la gente de color ya no fue considerada legalmente como electores y no podrían votar en el referéndum.[27]

Aunque el republicanismo afrikáner por lo general prefería hablar de una presidencia ejecutiva, el gobierno sudafricano anunció que el cambio constitucional sería mínimo y que un jefe de estado ceremonial reemplazaría a la Reina si triunfaba el "Sí", buscando de este modo el apoyo de varios blancos de habla inglesa y afrikanéres reticentes que apoyaran al Partido Unido.[28]

Discurso de Harold Macmillan[editar]

Anteriormente, en febrero de ese año, el primer ministro británico, Harold Macmillan, había pronunciado un discurso ante el Parlamento en Ciudad del Cabo, en el que habló de la inevitabilidad de la descolonización en África y se mostró crítico con las políticas de apartheid de Sudáfrica.[29]​ Esto llevó a Verwoerd a declarar en la Cámara de la Asamblea: "No fue la República de Sudáfrica a quien se le dijo: 'No vamos a apoyarlos en este aspecto'. Esas palabras estaban dirigidas a la monarquía de Sudáfrica, y sin embargo tenemos el mismo monarca que esta persona de Gran Bretaña que nos dirigió estas palabras. Fue una advertencia para todos nosotros, angloparlantes y afrikáans, republicanos y antirrepublicanos. Para todos nosotros estaba claro que, en lo que respecta a estos asuntos, tendremos que levantarnos sobre nuestros propios pies".[30]

Muchos blancos de habla inglesa, que habían considerado Gran Bretaña como su hogar espiritual, sintieron desilusión y una sensación de pérdida, incluido Douglas Mitchell, el líder del Partido Unido en Natal.[31]​ A pesar de su oposición a los planes de Verwoerd para una república, Mitchell habló con vehemente oposición a muchos puntos del discurso de Macmillan.[32]

Oposición en Natal[editar]

Ayuntamiento de Durban, donde se lanzó el Pacto de Natal en 1955.[33]

En Natal, la única provincia con una mayoría de blancos de habla inglesa, había un fuerte sentimiento antirrepublicano; en 1955, el pequeño Partido Federal publicó un folleto titulado El caso contra la República, mientras que la Liga Anti-Republicana organizó manifestaciones públicas.[34]​ La Liga, fundada por Arthur Selby, el presidente del Partido Federal, lanzó el Pacto de Natal en oposición a los planes para una república, firmado por 33.000 natalinos.[33]​ Dibujando multitudes animando a 2.000 personas en Durban y 1.500 en Pietermaritzburg, la Liga se convirtió en la organización política más grande en Natal, con veintiocho sucursales en toda la provincia, con Selby convocando a 80.000 signatarios del Pacto.[35]

Inspirado mayormente en el Pacto del Ulster, el Pacto de Natal decía:

Convencidos en nuestra conciencia de que una república sería desastrosa para el bienestar material de Natal y de toda Sudáfrica, subversivo de nuestra libertad y destructivo de nuestra ciudadanía, nosotros, cuyos nombres están suscritos, hombres y mujeres de Natal, leales súbditos de Su Graciosa Majestad la Reina Isabel II, nos comprometemos solemnemente, en este momento de amenaza de calamidad, a apoyarnos mutuamente en la defensa de la Corona y en utilizar todos los medios posibles y posibles. necesario para derrotar la intención actual de establecer una república en Sudáfrica. Y en caso de que una república nos sea impuesta, nos comprometemos más solemne y mutuamente a negarnos a reconocer su autoridad. Con la confianza segura de que Dios defenderá el derecho, nosotros suscribimos nuestros nombres. DIOS SALVE A LA REINA.[33]

Entre mayo de 1956 y junio de 1958, la radio antirrepublicana Freedom, creada por John Lang, transmitió desde Natal Midlands, retomando transmisiones poco antes del referéndum en octubre de 1960 hasta la proclamación de la república en mayo de 1961.[36]​ El día del referéndum, Natal Witness, el periódico diario en inglés de la provincia advirtió a sus lectores que: "No votar en contra de la República es ayudar a aquellos que nos liberarían de nuestros amarres, y nos dejarían a la deriva en un mar traicionero e inexplorado, justo cuando los vientos de cambio están soplando a la fuerza de los huracanes".[37]

Opinión negra[editar]

Los negros sudafricanos, a quienes se les negó el voto en el referéndum, no estaban en contra del establecimiento de una república per se, pero consideraban la nueva constitución como un rechazo directo del principio de una persona, un voto, expresado en la Carta de la Libertad, redactada por el Congreso Nacional Africano (ANC) y sus aliados en la Alianza del Congreso.[38]​ A pesar de su oposición a la monarquía y la Mancomunidad de Naciones, el ANC buscó movilizar a la oposición blanca y negra a la república, viéndolo como un intento de Verwoerd de consolidar el dominio blanco en general y afrikáner en particular sobre el poder.[39]

Campaña[editar]

Por el "Sí"[editar]

Papeleta utilizada para el referéndum. En la boleta se lee en la fila superior: ES U TEN GUNSTE VAN 'N REPUBLIEK VIR DIE UNIE? en afrikaans y en la fila inferior se lee: ARE YOU IN FAVOUR OF A REPUBLIC FOR THE UNION? en inglés.[40][41]

La campaña a favor de la república se centró en la necesidad de una unidad blanca ante la descolonización británica en África y la irrupción del antiguo Congo Belga (actual República Democrática del Congo en una sangrienta guerra civil tras la independencia, algo que Verwoerd advirtió podría dar lugar a un caos similar en Sudáfrica.[42]​ También argumentó que los vínculos de Sudáfrica con la monarquía británica llevaron a la confusión sobre el estado del país, con un anuncio proclamando: "Permítannos convertirnos en una verdadera república ahora en lugar de permanecer en medio de ellos y entre ellos".[43]

Uno de los principales lemas de la campaña por el sí fue "Nuestra república ahora, para mantener a Sudáfrica blanca" (en inglés: To re-unite and keep South Africa white, a republic now; y en afrikaans: Ons republiek nou, om Suid-Afrika blank te hou).[44]​ Otro cartel presentaba dos manos entrelazadas, con el lema "Su pueblo, mi pueblo, nuestra república", que a veces se vandalizaba pintando una de las manos negras, produciéndose el emblema del Partido Liberal no racial.[45]

Por el "No"[editar]

Sir De Villiers Graaff, líder del Partido Unido, principal opositor a la república.

El opositor Partido Unido hizo una campaña activa para un "No", argumentando que la membresía de Sudáfrica en la Mancomunidad, que le garantizaba tener vínculos comerciales privilegiados, se vería amenazada y conduciría a un mayor aislamiento.[46]​ Un anuncio señaló que el acceso a los mercados de la Commonwealth valía £200.000.000 al año.[47]​ Otro proclamaba: "Necesitamos amigos. No dejes que Verwoerd los pierda a todos".[48]​ Sir De Villiers Graaff , el líder del partido, llamó a los votantes a rechazar una república "para que podamos permanecer en la Mancomunidad británica y tener su protección contra el comunismo y el nacionalismo africano".[49]

El pequeño Partido Progresista propuso a los votantes "rechazar esta república", argumentando que un electorado tan restringido no podría dar una opinión válida.[25]​ Un anuncio que apelaba a los votantes que podrían apoyar a una república declaró: "El problema no es la monarquía o la república, sino la democracia o la dictadura".[50]

Resultado[editar]

General[editar]

Opción Votos %
República 850.458
 52.29 %
Monarquía 775.878
 47.71 %
Votos válidos 1.626.336
 99.52 %
Votos en blanco/anulados 7.904
 0.48 %
Total de votos 1.634.240
 100.00 %
Votantes registrados/participación 1.800.426
 90.77 %
Fuente: The Statesman's Year-Book 1975-76, J. Paxton, 1976, Macmillan, página 1289

Por provincia[editar]

El escenario provincial, aunque la República se impuso en todas las provincias menos en Natal, fue bastante polarizado, y ambas opciones obtuvieron más de un tercio de los votos en cuatro de las cinco provincias. Los blancos en las antiguas repúblicas bóeres de Transvaal y el Estado Libre de Orange votaron decisivamente a favor, como lo hicieron aquellos en el África del Sudoeste. En la provincia del Cabo la república estuvo a 1.634 votos de ser derrotada, a pesar de la eliminación de los votantes de color, mientras que Natal votó abrumadoramente en contra; en los distritos electorales de Durban North, Pinetown y Durban Musgrave, el voto en contra de una república fue del 89.7%, 83.7% y 92.7%, respectivamente.[51]

Provincia República Monarquía Blanco/Nulo Total Registrados Participación
Votos % Votos %
Cabo de Buena Esperanza 271.418 50.15% 269.784 49.85% 2.881 544.083 591.298 92.02%
Natal 42.299 23.78% 135.598 76.22% 688 178.585 193.103 92.48%
Estado Libre de Orange 110.171 76.72% 33.438 23.28% 798 144.407 160.843 89.78%
África del Sudoeste 19.938 62.39% 12.017 37.61% 280 32.235 37.135 86.80%
Transvaal 406.632 55.58% 325.041 44.42% 3.257 734.930 818.047 89.84%
Fuente: The Statesman's Year-Book 1975-76, J. Paxton, 1976, Macmillan, página 1289

Reacciones[editar]

Blancos[editar]

Portada de Die Transvaler, 7 de octubre de 1960, anunciando la victoria republicana por 70.000 votos.

Tras el resultado del referéndum, Douglas Mitchell, el líder del Partido Unido en Natal, declaró: "Nosotros en Natal no formaremos parte de esta República. Debemos resistirnos, resistirnos y resistirnos, y el gobierno nacionalista ha encontrado a Natal fuera de su república con los argumentos morales más fuertes que puedo enunciar".[52]​ Mitchell encabezaría una delegación de Natal que buscaba una mayor autonomía para la provincia, pero no tuvo éxito.[53]​ Otros blancos en Natal llegaron a pedir la secesión de la Unión, junto con algunas partes orientales de la provincia del Cabo.[54]​ Sin embargo, Mitchell rechazó la idea de la independencia como "suicidio", aunque no descartó solicitarla en el futuro.[55]

En la víspera del establecimiento de la república, el 30 de mayo de 1961, Die Transvaler proclamó: "Nuestra república es el cumplimiento inevitable del plan de Dios para nuestro pueblo [...] un plan formado en 1652 cuando Jan van Riebeeck llegó al Cabo [...] por lo que la derrota de nuestras repúblicas en 1902 fue un paso necesario".[56]

En un gesto conciliador a los blancos de habla inglesa, y un reconocimiento de que algunos lo habían apoyado en el referéndum, Verwoerd nombró a dos blancos habla inglesa como miembros del gabinete.[42]

Negros[editar]

El 25 de marzo de 1961, en respuesta al referéndum, el ANC celebró un Congreso Africano Integral en Pietermaritzburg al que asistieron 1398 delegados de todo el país. Aprobó una resolución declarando que "ninguna Constitución o forma de gobierno decidida sin la participación de los pueblos africanos que forman la mayoría absoluta de la población puede disfrutar de validez moral o merecer apoyo ya sea dentro de Sudáfrica o más allá de sus fronteras".[57]

Pidió una Convención Nacional y la organización de manifestaciones masivas en vísperas de lo que Nelson Mandela describió como "la república no deseada", si el gobierno no convocaba a una.[58]​ Él escribió: "La adopción de esta parte de la resolución no significaba que la conferencia prefería una monarquía a una forma republicana de gobierno. Tales consideraciones no eran importantes e irrelevantes. El punto en cuestión, y que los delegados recalcaron una y otra vez, era que un Gobierno minoritario había decidido proclamar una República Blanca en virtud de la cual las condiciones de vida del pueblo africano continuarían deteriorándose".[59]

Se convocó una huelga general de tres días en protesta por la declaración de una república, pero Verwoerd respondió cancelando todas las hojas de la policía, convocando a 5,000 reservistas armados de la Fuerza Ciudadana y ordenando el arresto de miles en poblados negros, aunque Mandela, por ahora jefe del movimiento clandestino, logró escapar del arresto.[2]

Dentro de la Mancomunidad[editar]

Originalmente cada país independiente en la Mancomunidad de Naciones era un Dominio con el monarca británico como jefe de estado. La Declaración de Londres de 1949 antes de que la India se convirtiera en una república permitió a los países con un jefe de estado diferente unirse o permanecer en la Mancomunidad, pero solo con el consentimiento unánime de los demás miembros. Los gobiernos de Pakistán (en 1956) y, más tarde, Ghana (en 1960) se valieron de este principio, y el Partido Nacional no había excluido específicamente la continuidad de la membresía de la Mancomunidad de Sudáfrica si se lograba un voto favorable a la república. Sin embargo, la Mancomunidad en 1960 incluyó nuevos miembros asiáticos y africanos, cuyos gobernantes vieron la membresía del estado del apartheid como una afrenta a los nuevos principios democráticos de la organización.[60]Julius Nyerere, entonces Ministro Principal de Tanganica y futuro presidente de Tanzania, indicó que su país, que tenía programada la independencia para 1961, no se uniría a la Mancomunidad si la Sudáfrica del apartheid seguía siendo miembro para entonces.

Una Conferencia de Primeros Ministros de la Mancomunidad se convocó en marzo de 1961, un año antes de lo previsto, para abordar el problema.[61]​ Sin embargo, Verwoerd provocó un enfrentamiento, lo que desencadenó que muchos miembros amenazaran con retirarse si no se aceptaba la solicitud de renovación de la membresía de Sudáfrica. Como resultado, se retiró la solicitud de membresía de Sudáfrica, lo que significa que al convertirse en una república, la membresía del país en la Mancomunidad simplemente caducó.

Muchos afrikáners dieron la bienvenida a esto como una ruptura limpia con el pasado colonial.[62]​ De Villiers Graaff comentó "cuán absolutamente solitario y aislado se ha vuelto nuestro país", y convocó a otro referéndum sobre el tema de la república, argumentando que el fin de la membresía de la Mancomunidad había cambiado drásticamente la situación.[63]​ Comentando la acogida entusiasta que Verwoerd recibió de sus seguidores a su regreso, Douglas Mitchell comentó: "Están aplaudiendo porque nos hemos retirado del mundo. ¿Se alegrarán cuando el mundo se retire de nosotros?".[64]

En un discurso hecho después del anuncio, Verwoerd dijo: "Hago un llamamiento a las personas de habla inglesa de Sudáfrica para que no se dejen herir, aunque puedan sentir su tristeza. Se ha desvanecido un marco, pero lo que es más importante es la amistad y la unión como una sola nación, como personas blancas que deben defender juntos su futuro. Ahora existe la posibilidad de permanecer unidos: un país libre que se una sobre la base del deseo de amistad con Gran Bretaña".[65]

Sudáfrica permanecería fuera de la Mancomunidad hasta el fin del apartheid treinta y tres años más tarde, en 1994.[5]

Consecuencias[editar]

Presidente Estatal[editar]

El Gobernador General Charles R. Stwart asumió como Presidente Estatal.

La República Sudafricana fue declarada el 31 de mayo de 1961, la reina Isabel II dejó de ser la jefa de estado y el último gobernador general de la Unión, Charles R. Swart, asumió el cargo de primer Presidente Estatal.[66]​ Swart había sido elegido como Presidente Estatal por el Parlamento por 139 votos contra 71, derrotando a H.A. Fagan, el ex presidente de la Corte Suprema, presentado por la oposición.[67]

Cambios legales y heráldicos[editar]

Otros cambios simbólicos también ocurrieron:

  • Las referencias legales a "la Corona" fueron reemplazadas por aquellas al "Estado".[68]
  • Los juramentos de lealtad ya no eran para la Reina, sino para la República.[68]
  • Los Consejos de la Reina se conocieron como Consejos Senior.[69]
  • El título "Real" se eliminó de los nombres de algunos regimientos del ejército sudafricano, como los Carbineers Natal.[70]​ Sin embargo, algunas instituciones conservaron el título "real", como el Royal Natal National Park y la Royal Society of South Africa.[71]
  • El cetro ceremonial en la Casa de la Asamblea, con la corona a la cabeza, fue reemplazada por un nuevo cetro con los escudos de armas de las cuatro provincias, así como veleros y carros de bueyes.[72]

A pesar del cambio de estatus republicano, el escudo de armas de Natal continuaba mostrando una corona, que solo se había agregado a las armas en 1954, aunque no era la Corona de San Eduardo, con la que la Reina había sido coronada, ni la Corona de Tudor, utilizada por anteriores monarcas británicos, pero con un diseño distintivo.[73]

Otras referencias a la monarquía habían sido eliminadas antes del establecimiento de una república:

  • En 1952, el título de buques de la armada sudafricana HMSAS (buque sudafricano de Su Majestad) se cambió a SAS (buque sudafricano).[74]
  • En 1957, la Corona había sido eliminada de las insignias de la fuerza de defensa y la policía,[75]​ o fue reemplazado por un león.[76]
  • En 1958, la inscripción "OHMS " (En el servicio de Su Majestad), utilizada en el correo oficial, fue reemplazada por "En el servicio gubernamental".[75]

La nueva moneda decimalizada, el Rand, que no incluía el retrato de la Reina ni en billetes ni en monedas, se introdujo el 14 de febrero de 1961, tres meses antes del establecimiento de la República.[77]​ Antes de su introducción, el gobierno consideró eliminar la cabeza de la Reina de la libra sudafricana.[75]

Cambios constitucionales[editar]

La diferencia más notable entre la Constitución de la República y la de la Unión era que el Presidente Estatal era el jefe de estado ceremonial, en lugar de la Reina y el Gobernador General.[66]​ El título de "Presidente Estatal" (Staatspresident en afrikaans) se utilizó anteriormente para los jefes de estado de la República de Transvaal[78]​ y el Estado Libre de Orange.[79]

El Partido Nacional decidió no tener una presidencia ejecutiva, sino que adoptó un enfoque minimalista, como un gesto conciliador hacia los blancos que se oponían a una república; el puesto no se convirtió en un cargo ejecutivo hasta 1984, manteniéndose como tal incluso después del apartheid hasta la actualidad, aunque nunca se convirtió en un cargo electo y el gobierno seguiría siendo en esencia parlamentario, solo que sin dividir la jefatura de estado de la de gobierno.[80]​ Del mismo modo, la Union Jack siguió siendo una característica de la bandera del país hasta 1994, a pesar de su impopularidad entre muchos afrikaners, y una propuesta para adoptar un nuevo diseño en el décimo aniversario de la república en 1971.[81]

De conformidad con la nueva Constitución, el afrikaans y el inglés siguen siendo idiomas oficiales, pero la situación del afrikaans en relación con el neerlandés se modificó. Considerando que la Ley de Sudáfrica había convertido el holandés en un idioma oficial junto con el inglés, y que los holandeses definían incluir el afrikaans en la Ley de idiomas oficiales de la Unión en 1925, la Constitución de 1961 invirtió esto haciendo que el afrikaans fuera un idioma oficial junto con el inglés, definiendo el afrikaans.[82]

Notas[editar]

Referencias[editar]

  1. Inglés: Are you in favour of a Republic for the Union?
    Afrikaans: Is u ten gunste van 'n Republiek vir die Unie?
  2. a b South Africa: A War Won, TIME, June 9, 1961
  3. South Africa, 5 October 1960: Proclamation of the Republic Direct Democracy (en alemán)
  4. «Hendrik Frensch Verwoerd». South African History Online. Consultado el 9 de marzo de 2013. «On 5 October 1960 a referendum was held in which White voters were asked "Do you support a republic for the Union?" — 52 percent voted 'Yes'.» 
  5. a b South Africa returns to the Commonwealth fold, The Independent, 31 May 1994
  6. South Africa, Department of Information, 1986, page 131
  7. Ethnic Nationalism and State Power: The Rise of Irish Nationalism, Afrikaner Nationalism and Zionism, M. Suzman, Macmillan, 2016, page 151
  8. Christian Nationalism and the Rise of the Afrikaner Broederbond in South Africa, 1918-48, Charles Bloomberg, Macmillan, page 159
  9. Oxwagon Sentinel: Radical Afrikaner Nationalism and the History of the 'Ossewabrandwag, Christoph Marx, LIT Verlag Münster, 2009, page 405
  10. Afrikaner Politics in South Africa, 1934-1948, Newell M Stultz, University of California Press, 1974, page 82
  11. The Diplomacy of Isolation: South African Foreign Policy Making, Deon Geldenhuys, South African Institute of International Affairs, Macmillan, 1984, page 31
  12. Afrikaners: Their Last Great Trek, Graham Leach, Macmillan London, 1989, page 37
  13. The Lion and the Springbok: Britain and South Africa Since the Boer War, Ronald Hyam, Peter Henshaw, Cambridge University Press, 2003, page 280
  14. Turning Points in History, Book 4, Bill Nasson, Rob Siebörger, Institute for Justice and Reconciliation, 2004
  15. a b Reid, B. L. (1982). «The Anti-Republican League of the 1950's». South African Historical Journal 14: 85-94. doi:10.1080/02582478208671568. 
  16. STRIJDOM ABATES ZEAL FOR REPUBLIC; Premier Says He Will Not Try to Change South Africa's Status Before 1958, The New York Times, September 15, 1955
  17. STRIJDOM DETAILS REPUBLIC POLICY; South African Chief Pledges One Flag, One People, but Will Retain Race Laws, The New York Times, December 20, 1955
  18. South Africa and the World: The Foreign Policy of Apartheid, Amry Vandenbosch, University Press of Kentucky, 2015, page 180
  19. South African Republicanism, Toledo Blade, January 30, 1958
  20. The Rise of Afrikanerdom: Power, Apartheid, and the Afrikaner Civil Religion, T. Dunbar Moodie, University of California Press, 1975, page 283
  21. White Laager: The Rise of Afrikaner Nationalism, William Henry Vatcher, Praeger, 1965, pages 171-172
  22. Statutes of the Union of South Africa, Government Print. and Stationery Office, 1960, page xi
  23. Parliaments of South Africa, J J N Cloete, J.L. van Schaik, 1985, page 49
  24. Nationalism and New States in Africa: From about 1935 to the Present, Ali AlʼAmin Mazrui, Michael Tidy, Heinemann Educational Books, 1984, page 162
  25. a b South Africa: A Modern History, T. Davenport, C. Saunders, Palgrave Macmillan, 2000, page 416
  26. Afrikaner Politics in South Africa, 1934-1948, Newell M. Stultz, University of California Press, 1974, pp. 160-1 161
  27. General Elections in South Africa: 1943-1970, Kenneth A. Heard, Oxford University Press, 1974, ages 102-115
  28. The White Tribe of Africa, David Harrison, University of California Press, 1983, pp. 160-161
  29. Winds of Change secrets revealed, Independent Online, 5 October 2012
  30. The White Tribe of Africa, David Harrison, University of California Press, 1983, page 163
  31. Power, Pride & Prejudice: The Years of Afrikaner Nationalist Rule in South Africa, Henry Kenney. J. Ball Publishers, 1991
  32. The Bell Tolls In Africa, The Tablet, 5th March 1960
  33. a b c Jeffery, Keith (1996). An Irish Empire?: Aspects of Ireland and the British Empire. Manchester University Press. pp. 199-201. 
  34. Natalians First: Separatism in South Africa, 1909-1961, Paul Singer Thompson, Southern Book Publishers, 1990, pages 154-156
  35. South African Historical Journal, Issues 14-18, South African Historical Society, 1982, page 90
  36. The Road to Democracy in South Africa: 1960-1970, South African Democracy Education Trust, Zebra, 2004, page 216
  37. Whirlwind, Hurricane, Howling Tempest: The Wind of Change and the British World, Stuart Ward, in The Wind of Change: Harold Macmillan and British Decolonization, L. Butler, S. Stockwell, Springer, 2013, page 55
  38. A Life for Freedom: The Mission to End Racial Injustice in South Africa, Denis Goldberg, University Press of Kentucky, 2015, page 50
  39. The Lion and the Springbok: Britain and South Africa Since the Boer War, Ronald Hyam, Peter Henshaw, Cambridge University Press, 2003, page 301
  40. Statutes of the Union of South Africa, Government Print and Stationery Office, 1960, page 666
  41. Guelke, Adrian (2005). Rethinking the Rise and Fall of Apartheid. Basingstoke: Palgrave Macmillan. p. 101. Consultado el 18 de agosto de 2016. 
  42. a b The History of South Africa, Roger B. Beck, Greenwood Publishing Group, 2000, page 147
  43. NOW IS THE TIME FOR OUR REPUBLIC!!, Various Referendum campaign posters for and against becoming a republic 1960, University of South Africa Institutional Repository, 17 May 2013
  44. Architect of Apartheid: H.F. Verwoerd, an Appraisal, Henry Kenney, J. Ball, 1980, page 199
  45. The Central African Examiner, Volume 4, page 177
  46. South Africa's Foreign Policy, 1945-1970, James P. Barber, Oxford University Press, 1973, page 120
  47. YOU WILL SUFFER IF WE LOSE COMMONWEALTH MARKETS, Various Referendum campaign posters for and against becoming a republic 1960, University of South Africa Institutional Repository, 17 May 2013
  48. YOU NEED FRIENDS, Various Referendum campaign posters for and against becoming a republic 1960, University of South Africa Institutional Repository, 17 May 2013
  49. Fresh Attack In Britain On Verwoerd, Sydney Morning Herald, October 3, 1960
  50. YOUR VOTE IS VITAL, Various Referendum campaign posters for and against becoming a republic 1960, University of South Africa Institutional Repository, 17 May 2013
  51. Natalians First: Separatism in South Africa, 1909-1961, Paul Singer Thompson, Southern Book Publishers, 1990, page 167
  52. The Biography of Douglas Mitchell, Terry Wilks, King & Wilks Publishers, 1980, page 42
  53. Architect of Apartheid: H.F. Verwoerd, an Appraisal, Henry Kenney, J. Ball, 1980, page 202
  54. Secession Talked by Some Anti-Republicans, Saskatoon Star-Phoenix, 11 October 1960
  55. Natal Told Not to Be Hasty, The Age, 11 October 1960
  56. Christian Nationalism and the Rise of the Afrikaner Broederbond in South Africa, 1918-48, Charles Bloomberg, Macmillan, 1989, page xxi
  57. Nelson Mandela: The Struggle Is My Life, Popular Prakashan, 1990, page 97
  58. Nelson Mandela: A Life in Photographs, David Elliot Cohen, John D. Battersby, Sterling Publishing Company, Inc., 2009, page 61
  59. No Easy Walk to Freedom, Nelson Mandela, Heinemann, 1973, page 91
  60. Murphy, Philip (December 2013). Monarchy and the End of Empire: The House of Windsor, the British Government, and the Postwar Commonwealth. Oxford: OUP. p. 74. ISBN 9780199214235. Consultado el 31 de octubre de 2017. 
  61. South Africa Vote Indicates Nation Will Break Ties To Commonwealth, Toledo Blade, 6 October 1960
  62. South Africa: Background to the Crisis, Michael Attwell, Sidgwick & Jackson, page 97
  63. Decision to quit was "inevitable", The Sun-Herald, March 19, 1961
  64. Douglas Mitchell (1896-1988): A Personal Memoir, Natalia, Volume 19, 1989, page 64
  65. The New Republic Glasgow Herald, 30 May 1961
  66. a b South African Government, Anthony Hocking, Macdonald South Africa, 1977, page 8
  67. South African Law Journal, Volume 78, Juta, 1961, page 249
  68. a b Justice of the Peace and Local Government Review, Volume 125, Justice of the Peace Limited, 1961, page 1875
  69. The Oxford Companion to Law, David M. Walker, 1980, page 1162
  70. Web of Experience: An Autobiography, Jack Vincent, J. Vincent, 1988, page 38
  71. home page of Royal Society of South Africa web site
  72. The Mace of Parliament
    • Archivado el 5 de noviembre de 2016 en la Wayback Machine., InSession, Parliament of the Republic of South Africa, January–February 2013
  73. Heraldry In Natal, The Natal Society's Annual Lecture delivered by the State Herald, Frederick Gordon Brownell, on Friday 27 March 1987, Natalia, page 18
  74. Scientiae Militaria, Volume 27, Faculty of Military Science (Military Academy), University of Stellenbosch, 1997, page 71
  75. a b c South African Republicanism, Reuters, Toledo Blade, January 30, 1958
  76. The South African flag book: the history of South African flags from Dias to Mandela, A. P. Burgers, Protea Book House, 2008, page 166
  77. From Van Riebeeck to Madiba, The Witness, 12 September 2012
  78. South African Treaties, Conventions, Agreements and State Papers, Subsisting on the 1st Day of September, 1898: Compiled by Order of the Right Honourable Sir J. Gordon Sprigg, Prime Minister, W. A. Richards & Sons, 1898, page 48
  79. Sketch of the Orange Free State of South Africa, Orange Free State. Commission at the International Exhibition, Philadelphia, 1876, pages 10-12
  80. South Africa's Foreign Policy: The Search for Status and Security, 1945-1988, James Barber, John Barratt, CUP Archive, 1990, page 292
  81. New flag Glasgow Herald, 12 September 1968
  82. Mixed Jurisdictions Worldwide: The Third Legal Family, Vernon V. Palmer, Cambridge University Press, 2001, page 141