Espacios naturales de España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegacion Ir a la busqueda

La superficie que goza en España de algún tipo de protección sobrepasa los tres millones y medio de hectáreas y afecta a más de seiscientos espacios, alcanzando el 7% de la superficie total del país.

Historia[editar]

Las ideas conservacionistas en España tienen su nacimiento en las enseñanzas e investigaciones desarrolladas por la Institución Libre de Enseñanza. La enseñanza de los paisajes y el descubrimiento de la naturaleza de España se convirtieron en una tarea apasionada para geógrafos, geólogos o naturalistas vinculados a la Institución. La necesidad de la conservación de la naturaleza nace bajo el estímulo de Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, al impulsar la Ley de Parques nacionales de 1916 y la subsiguiente creación de los dos primeros, en Covadonga y Ordesa (1918).

En real decreto de 23 de febrero de 1917 eran mencionadas, además de los parques nacionales, otras denominaciones como la «Sitio Nacional», además de «árboles notables» y una «serie de particularidades ó curiosidades naturales extraordinarias que por sí mismas, con independencia de los sitios en que radiquen, merezcan también una protección especial».[1][2]​ El único espacio que llegó a ser declarado en la práctica como «sitio nacional» fue el Monte de San Juan de la Peña, en 1920.[3]​ La Real Orden 176/1927 de 15 de julio introdujo dos figuras adicionales de protección, el «sitio [natural] de interés nacional» y el «monumento natural de interés nacional».[4][3]

Hacia mediados de la década de 1950, se añadieron a la lista de parques nacionales los dos primeros parques volcánicos canarios, El Teide y la Caldera de Taburiente, en Tenerife y La Palma, incorporando valores turísticos a los propiamente naturales de los parques. En conjunto trece parques nacionales intentan representar a las áreas poco transformadas por la explotación humana, y que merecen ser conservadas por la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas, la singularidad de su flora, de su fauna o de su riqueza geomorfológica (Ley de 1989)

Desde el año 2007, en España los espacios protegidos están regulados por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, la cual los agrupa en tres categorías en función del marco jurídico de origen: «Espacios Naturales Protegidos», «Espacios protegidos Red Natura 2000» y «Áreas protegidas por instrumentos internacionales».

Espacios Naturales Protegidos[editar]

Según la Ley 42/2007, "tendrán la consideración de espacios naturales protegidos aquellos espacios del territorio nacional, incluidas las aguas continentales, y las aguas marítimas bajo soberanía o jurisdicción nacional, incluidas la zona económica exclusiva y la plataforma continental, que cumplan al menos uno de los requisitos siguientes y sean declarados como tales:

  • Contener sistemas o elementos naturales representativos, singulares, frágiles, amenazados o de especial interés ecológico, científico, paisajístico, geológico o educativo.
  • Estar dedicados especialmente a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, de la geodiversidad y de los recursos naturales y culturales asociados."

En función de los bienes y valores a proteger, y de los objetivos de gestión a cumplir se establecen 5 figuras de protección:

Parques[editar]

Áreas naturales, que, en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna o de su diversidad geológica, incluidas sus formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente.

Dentro de esta categoría, se encuentran los Parques Nacionales que se rigen por su legislación específica.

Reservas Naturales[editar]

Espacios naturales, cuya creación tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial.

Áreas Marinas Protegidas[editar]

Espacios naturales designados para la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos o geológicos del medio marino, incluidas las áreas intermareal y submareal, que en razón de su rareza, fragilidad, importancia o singularidad, merecen una protección especial. Podrán adoptar esta categoría específica o protegerse mediante cualquier otra figura de protección de áreas prevista en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en cuyo caso, su régimen jurídico será el aplicable a estas otras figuras, sin perjuicio de su inclusión en la Red de Áreas Marinas Protegidas.

La Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de Protección del Medio Marino crea y regula la Red de Áreas Marinas Protegidas de España.

Monumentos Naturales[editar]

Espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial.

Se considerarán también Monumentos Naturales los árboles singulares y monumentales, las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y mineralógicos, los estratotipos y demás elementos de la gea que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.

Paisajes Protegidos[editar]

Son artes del territorio que las Administraciones competentes, a través del planeamiento aplicable, por sus valores naturales, estéticos y culturales, y de acuerdo con el Convenio del paisaje del Consejo de Europa, consideren merecedores de una protección especial.

Espacios protegidos Red Natura 2000[editar]

La Directiva 92/43/CE relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (o Directiva Hábitats) crea en 1992 la Red Natura 2000.

Se trata de una red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad cuyo objetivo es garantizar la conservación, en un estado favorable, de determinados tipos de hábitat y especies en sus áreas de distribución natural, por medio de zonas especiales para su protección y conservación.

Natura 2000 está vinculada asimismo a la Directiva 2009/147/CE relativa a la conservación de las aves silvestres (o Directiva Aves), al incluir también los lugares para la protección de las aves y sus hábitats declarados en aplicación de esta Directiva.

Las Directivas Hábitats y Aves han sido transpuestas al ordenamiento jurídico de España por medio de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que constituye el marco básico de Natura 2000 en España.

La Red Natura 2000 está formada por las siguientes figuras de protección:

Zonas Especiales de Conservación (ZEC)[editar]

Espacios que tienen por objetivo la conservación de los lugares ecológicos que sean:

  • Hábitats naturales y semi-naturales de interés comunitario, debido a su rareza, o al papel ecológico fundamental que desempeñan (de los que se establecen una lista en el Anexo I de la Directiva Hábitats);
  • Especies de la fauna y la flora de interés comunitario, una vez más por su rareza, su valor simbólico, el papel fundamental que poseen en el ecosistema (de los que se establecen una lista en el Anexo II de la Directiva Hábitats).

La designación de un espacio natural como ZEC se realiza de la siguiente manera:

  • Las Comunidades Autónomas con base en los criterios establecidos en el Anexo III de la Directiva Hábitats elaborará una lista de lugares situados en sus respectivos territorios que puedan ser declarados como zonas especiales de conservación.
  • El Ministerio de Medio Ambiente propondrá la lista a la Comisión Europea para su aprobación como Lugar de Importancia Comunitaria. A partir de este momento, los lugares propuesto pasarán a tener un régimen de protección preventiva que garantice que no exista una merma del estado de conservación de sus hábitats y especies hasta el momento de su declaración formal.
  • El envío de la propuesta de un espacio como Lugar de Importancia Comunitaria conllevará, en el plazo máximo de seis meses, hacer público en el boletín oficial de la administración competente sus límites geográficos, los hábitats y especies por los que se declararon cada uno, los hábitats y especies prioritarios presentes y el régimen preventivo que se les aplicará.
  • Cartel de Zona de Especial Protección para las Aves.
    Una vez aprobadas o ampliadas las listas de Lugares de Importancia Comunitaria por la Comisión Europea, éstos serán declarados por las Comunidades autónomas correspondientes como Zonas Especiales de Conservación en un plazo como máximo de seis años, junto con la aprobación del correspondiente plan o instrumento de gestión.

Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA)[editar]

Figura de protección, creada en aplicación de la Directiva Aves, cuyo objetivo es la conservación de zonas naturales de singular relevancia para la conservación de las especies de aves incluidas en el anexo IV de la Ley 42/2007 y para las aves migratorias de presencia regular en España, estableciéndose en ellas medidas para evitar las perturbaciones y de conservación especiales en cuanto a su hábitat, para garantizar su supervivencia y reproducción.

Para el caso de las especies de carácter migratorio que lleguen regularmente a territorio español, se tendrán en cuenta las necesidades de protección de sus áreas de reproducción, alimentación, muda, invernada y zonas de descanso, atribuyendo particular importancia a las zonas húmedas y muy especialmente a las de importancia internacional.

En las zonas de protección se prohíbe o limita la caza de aves, en sus fechas y sus técnicas; se regula la posible comercialización; y los estados están obligados a actuar para conservar las condiciones medioambientales requeridas para el descanso, reproducción y alimentación de las aves.

Áreas protegidas por instrumentos internacionales[editar]

La Ley 42/2007 establece que tendrán la consideración de áreas protegidas por instrumentos internacionales todos aquellos espacios naturales que sean formalmente designados de conformidad con lo dispuesto en los Convenios y Acuerdos internacionales de los que sea parte España.

Son las siguientes:

Humedales de Importancia Internacional[editar]

El Convenio de Ramsar tienen por objetivo garantizar la protección de los humedales de entidad internacional, particularmente como hábitats de aves acuáticas. Cuando un país se adhiere al Convenio de Ramsar contrae una serie de compromisos generales de conservación y uso racional de sus humedales, pero también tiene la obligación más concreta de designar al menos un humedal para ser incluido en su Lista de Humedales de Importancia Internacional, también conocida como Lista Ramsar. En la actualidad la Lista Ramsar incluye más de 2000 humedales de todas las regiones del mundo, globalizando una superficie superior a 200.000.000 ha. Integra las zonas húmedas más importantes del mundo desde el punto de vista de su interés ecológico y para la conservación de la biodiversidad.

El Convenio establece que «los humedales deben ser seleccionados para la lista en función de su importancia internacional en términos de ecología, botánica, zoología, limnología o hidrología». Por encima del tiempo, el Convenio es un contrato que adoptan las partes contratantes que han adoptado unos criterios específicos de interpretación del texto del Convenio, así como la lista de información sobre humedales Ramsar y un sistema de Clasificación de tipos de humedales.

España ratificó el Convenio de Ramsar en 1982 e incluyó entonces dos zonas húmedas en la Lista de Humedales de Importancia Internacional: Doñana y las Tablas de Daimiel. Actualmente hay 38 humedales acogidos al convenio sobresaliendo por su significado geográfico, además de los dos anteriormente citados, la Albufera de Valencia, el Mar Menor, el Delta del Ebro, la laguna de Gallocanta o las lagunas de Villafáfila.

Sitios naturales de la Lista del Patrimonio Mundial de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural[editar]

El Convenio para la Protección del patrimonio Mundial, Cultural y Natural de UNESCO fue firmado por España en mayo de 1984. Su objetivo es proteger el patrimonio mundial frente a las amenazas de destrucción pues considera que “el deterioro o la desaparición de un bien del patrimonio cultural y natural constituye un empobrecimiento nefasto del patrimonio de todos los pueblos del mundo”.

Este Convenio define como patrimonio natural:

  • Monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico.
  • Formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies animales y vegetales amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico.
  • Lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural.

La protección y la gestión de los sitios naturales declarados Patrimonio Mundial deben garantizar que el valor universal excepcional y las condiciones de integridad ecológica de esos sitios en el momento de su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial se mantengan o mejoren en el futuro. De acuerdo con las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial, todos los bienes incluidos en la Lista deben contar con mecanismos de protección y gestión legislativos, reglamentarios o contractuales adecuados que garanticen su salvaguarda a largo plazo.

La propuesta de inclusión de un sitio natural en la Lista del Patrimonio Mundial corresponde en España a las Comunidades Autónomas, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En España, están inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, como sitios naturales, los Parques Nacionales de Garajonay, Doñana y El Teide y, como sitios mixtos (naturales y culturales), Pirineos – Monte Perdido y la isla de Ibiza.

Áreas protegidas del Convenio para la protección del medio ambiente marino del Atlántico del nordeste (OSPAR)[editar]

El Convenio para la protección del medio marino del Atlántico del Nordeste (Convenio OSPAR), del que España es parte contratante, entró en vigor en 1998. Su objetivo general es conservar los ecosistemas marinos y salvaguardar la salud humana, así como restaurar cuando sea posible las áreas marinas que hayan sido afectadas negativamente por las actividades humanas.

En el marco de este convenio se ha creado una red de Áreas Marinas Protegidas (la Red OSPAR), que debe ser ecológicamente coherente y estar bien gestionada. Sus objetivos específicos son:

  • proteger, conservar y restaurar las especies, los tipos de hábitat y los procesos ecológicos que hayan sido afectados adversamente por actividades humanas,
  • prevenir la degradación de, y los daños a, las especies, los tipos de hábitat y los procesos ecológicos, siguiendo el principio de precaución, y
  • proteger y conservar las áreas que mejor representen la variedad de especies, tipos de hábitat y procesos ecológicos en el área marina del Atlántico Nordeste.

España ha incorporado dos áreas a esta red: el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia y El Cachucho.

Corresponde al Ministerio de Agricultura. Alimentación y Medio Ambiente la declaración y la gestión de las Áreas Marinas Protegidas de la Red OSPAR situadas en áreas marinas bajo soberanía o jurisdicción nacional, siempre que no exista continuidad ecológica del ecosistema marino con un espacio natural terrestre objeto de protección. Corresponde, a su vez, a las Comunidades Autónomas la declaración y la gestión de las Áreas Marinas Protegidas de la Red OSPAR cuando, para estas últimas, en cada caso exista tal continuidad ecológica, avalada por la mejor evidencia científica existente.

Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM)[editar]

El Convenio para la protección del medio marino y la región costera del Mediterráneo (Convenio de Barcelona), del que España es parte contratante, fue adoptado en 1976, en el marco del Plan de Acción para el Mediterráneo, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

En 1999 entró en vigor su Protocolo sobre Zonas Especialmente Protegidas y Diversidad Biológica en el Mediterráneo, por el que se establece la Lista de Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM).

Las ZEPIM son áreas que, por albergar ecosistemas específicos de la zona mediterránea o hábitats de especies en peligro, son importantes para la conservación de los componentes de la diversidad biológica en el Mediterráneo y tienen un interés científico, estético, cultural o educativo especial.

En la actualidad existen nueve ZEPIM en España:

  • Andalucía: Isla de Alborán, Fondos marinos del Levante almeriense, Cabo de Gata – Níjar y Acantilados de Maro – Cerro Gordo.
  • Cataluña: Islas Medes y Cap de Creus.
  • Comunidad Valenciana: Islas Columbretes.
  • Región de Murcia: Mar Menor y zona mediterránea oriental de la costa murciana.
  • Islas Baleares: Archipiélago de Cabrera.

Corresponde al Ministerio de Agricultura. Alimentación y Medio Ambiente la declaración y la gestión de las ZEPIM situadas en áreas marinas bajo soberanía o jurisdicción nacional, siempre que no exista continuidad ecológica del ecosistema marino con un espacio natural terrestre objeto de protección. Corresponde, a su vez, a las Comunidades Autónomas la declaración y la gestión de las ZEPIM cuando, para estas últimas, en cada caso exista tal continuidad ecológica, avalada por la mejor evidencia científica existente.

Geoparques[editar]

Territorio que presenta un patrimonio geológico notable que es el eje fundamental de una estrategia de desarrollo territorial sostenible basada en la educación y el turismo. Por lo tanto, su declaración persigue tanto la conservación del patrimonio geológico como la promoción del desarrollo socioeconómico de la zona.

Esta figura nace en Europa a principios de 1990. La coordinación a nivel europeo se realiza a través de la Red de Geoparques Europeos, y a nivel internacional mediante la Red Mundial de Geoparques, asistida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura de la Unesco.

Inicialmente se propuso que los Geoparques constituyesen un programa propio dentro de la Unesco, pero esta idea fue rechazada por su Consejo Ejecutivo en su 161ª reunión. Por lo tanto, hasta que la Unesco no formalice su apoyo a esta figura, aspecto que está siendo debatido en la actualidad, los Geoparques no tienen la consideración de ‘áreas protegidas por instrumentos internacionales’ según la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Reservas de la Biosfera, declaradas por la UNESCO[editar]

Como miembro de la Unesco, España desarrolla una intensa labor para la puesta en práctica de los fines y objetivos del Programa Hombre y la Biosfera (Programa MaB), tanto a escala nacional como internacional. Esta labor fue impulsada en principio por el Comité Español del Programa MaB y progresivamente se han unido a ella diversas instituciones, entidades y agentes públicos y privados

Desde que en 1996 le fueran encomendadas las funciones de coordinación y desarrollo del Programa MaB en España (R.D. 1894/1996), el OAPN viene dando soporte a una oficina técnica de apoyo al desarrollo de las actividades del Comité MaB. Durante el período de 1996 a 2007, estas actuaciones continuaron a cargo del Comité MaB destacando el incremento del número de reservas de biosfera españolas y el impulso dado desde España a la Red de Comités Nacionales MaB de Iberoamérica y El Caribe (IberoMaB), de la que España ejerce la Secretaría permanente. Finalmente, en 1997 la aprobación del Real Decreto 342/2007, supone el inicio de un nuevo período. esta norma precisó la forma de ejercer las funciones el OAPN, aseguró el soporte institucional al funcionamiento del Programa MaB en España y supuso un nuevo impulso al desarrollo de las actividades del Programa.

Casi de forma simultánea, la inclusión de las Reservas de Biosfera en la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad dio soporte normativo y permitió que la Red de Reservas de Biosfera Españolas se cuente entre las más consolidadas a nivel mundial.

Reservas biogenéticas del Consejo de Europa[editar]

La Reserva Biogenética es una antigua figura internacional de protección de la naturaleza, previa al desarrollo conceptual y operativo que han experimentado los espacios protegidos en Europa desde la aprobación de la Directiva Hábitat y, posteriormente, del Programa de trabajo sobre Áreas protegidas, del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Las Reservas Biogenéticas son áreas sujetas a un régimen legal de protección caracterizadas por la presencia de uno o más tipos de hábitat o ecosistemas típicos, únicos, amenazados o raros. Tienen su base jurídica en la Resolución 76(17) del Comité de Ministros del Consejo de Europa. Es una figura de protección en desuso. En España sólo está reconocida como tal la Albufera de Mallorca.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Florido Trujillo y Lozano Valencia, 2005, p. 59.
  2. «Real Decreto». Gaceta de Madrid (Madrid) (55): 460-462. 24 de febrero de 1917. 
  3. a b Casado de Otaola, 1996, p. 401.
  4. «Ministerio de Fomento. Reales órdenes. Núm. 176». Gaceta de Madrid (Madrid) (203): 450-451. 22 de julio de 1927. ISSN 0212-1220. 

Bibliografía[editar]