Acropora acuminata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegacion Ir a la busqueda
 
Acropora acuminata
Estado de conservación

Vulnerable (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clase: Anthozoa
Subclase: Hexacorallia
Orden: Scleractinia
Familia: Acroporidae
Género: Acropora
Especie: A. acuminata
(Verrill, 1864)[2]
Sinonimia
  • Madrepora acuminata Verrill, 1864 (basiónimo)
  • Madrepora diffusa Verrill, 1864
  • Madrepora nigra Brook, 1892
Rama de A. acuminata, con la punta hacia arriba, mostrando diferentes tamaños de coralitos
Rama del esqueleto de A. acuminata, mostrando sub-rama creciendo hacia la luz

Acropora acuminata es una especie de coral que pertenece a la familia Acroporidae, orden Scleractinia.

Su esqueleto es macizo y está compuesto de carbonato cálcico. Tras la muerte del coral, su esqueleto contribuye a la generación de nuevos arrecifes en la naturaleza, debido a que la acción del CO2 convierte muy lentamente su esqueleto en bicarbonato cálcico, sustancia ésta asimilable directamente por las colonias coralinas.

Es una especie no común y ampliamente distribuida en el Indo-Pacífico tropical. No obstante, puede ser localmente abundante, como en los arrecifes de Indonesia.[3]​ Se comercializa en el mercado de acuariofilia.[1]

Morfología[editar]

La colonia crece formando pequeñas tablas, con ramas horizontales fusionadas en anastomosis. Las ramas, de unos 2,5 cm de ancho, normalmente tienen las puntas vueltas hacia arriba, estrechándose a partir de un punto. La mayoría de los coralitos de las ramas horizontales están inmersos, los que se hallan en las ramas erguidas son de dos tamaños, siendo los mayores de forma tubular y con puntas puntiagudas. Los septa son rudimentarios. El coenosteum, o parte común del esqueleto colonial, tiene diminutas espinas en los espacios entre coralitos. Los esqueletos tienen un color oscuro permanentemente.[4][5]

A. acuminata presenta los siguientes colores: azul pálido o luminoso, o marrón[6]

Hábitat y comportamiento[editar]

Suelen vivir en hábitats superficiales de los arrecifes de coral. Ocurre tanto en aguas claras como turbias, en laderas superiores o más bajas del arrecife.[5]

Su rango de profundidad es de 5 a 20 m,[1]

Distribución geográfica[editar]

Se distribuyen en aguas tropicales del océano Indo-Pacífico, incluido el mar Rojo, desde las costas orientales de África, hasta el Pacífico central, en la Polinesia Francesa.

Es especie nativa de Arabia Saudí; Australia; Birmania; Camboya; Chagos; Egipto; Eritrea; Filipinas; Fiyi; Guam; India; Indonesia; Israel; Japón; Jordania; Kiribati; Malasia; Maldivas; Islas Marianas del Norte; Islas Marshall; Mauritius; Micronesia; Nauru; Nueva Caledonia; Palaos; Papúa Nueva Guinea; Polinesia Francesa; Reunión; Islas Salomón; Samoa; Samoa Americana; Seychelles; Singapur; Sri Lanka; Tailandia; Taiwán (China); Tokelau; Tonga; Tuvalu; Vanuatu; Vietnam; Wallis y Futuna; Yemen y Yibuti.[1]

Alimentación[editar]

Los pólipos contienen algas simbióticas llamadas zooxantelas. Las algas realizan la fotosíntesis produciendo oxígeno y azúcares, que son aprovechados por los pólipos, y se alimentan de los catabolitos del coral (especialmente fósforo y nitrógeno).[7]​ Esto les proporciona entre el 75 y el 95 % de sus necesidades alimenticias. El resto lo obtienen atrapando plancton microscópico y materia orgánica disuelta en el agua.

Reproducción[editar]

Se reproducen asexualmente mediante gemación y por fragmentación, siendo este último el modo de reproducción cuando las ramas de las colonias se rompen debido a los temporales, y sus fragmentos originan nuevas colonias.

Sexualmente son hermafroditas simultáneos, lo que quiere decir que las colonias generan gametos masculinos y femeninos, lanzando simultáneamente al exterior sus células sexuales, siendo por tanto la fecundación externa. El desove masivo de las colonias ocurre en verano, durante tres noches, dependiendo de la fase lunar. El tamaño de la colonia no influye en el número de huevos o esperma por pólipo, ni en la cantidad de testículos por pólipo.[8]

Los huevos una vez en el exterior, permanecen a la deriva arrastrados por las corrientes varios días. En su interior contienen agentes bloqueantes de radiación ultravioleta para protegerles durante su fase planctónica.[9]​ Más tarde se forma una larva plánula[10]​ que, tras deambular por la columna de agua marina, y, según estudios de biología marina,[11]​ en un porcentaje de supervivencia que oscila entre el 18 y el 25 %, debido a factores físicos, como el viento, el oleaje o la salinidad, y biológicos, como la abundancia de predadores,[12]​ cae al fondo, se adhiere a él y comienza su vida sésil. Entre el asentamiento y las larvas recién asentadas la mortalidad es muy alta. Una vez asentadas, las larvas se metamorfosean a pólipo, secretando carbonato cálcico para conformar un esqueleto, o coralito.

Posteriormente, forman la colonia mediante la división de los pólipos por gemación.

Mantenimiento en cautividad[editar]

Como norma, las Acroporas son difíciles de mantener en cautividad.

Una luz más bien alta satisfará a la mayoría de las colonias aclimatadas al acuario. La corriente deberá ser fuerte y alterna.

Es una especie poco agresiva con otros corales. Su rápido crecimiento en comparación con otras especies le ayuda a conseguir espacio y garantizar el acceso a la luz.

Se debe añadir micro plancton u otros preparados para animales filtradores, adaptados a sus pequeños pólipos.

Con independencia del resto de niveles de los parámetros comunes del acuario marino: salinidad, calcio, magnesio, dureza, etc., hay que mantener los fosfatos a cero y los nitratos a menos de 20 ppm. Algunos autores, con independencia de añadir oligoelementos (yodo, hierro, manganeso, etc.), recomiendan aditar estroncio hasta mantener un nivel de 10 ppm.

Se recomienda cambios de agua semanales del 5 % del volumen del acuario.

No se debe mantener en el mismo acuario junto a especies de Sinularia, ya que liberan terpinas al agua que dañarán a la Acropora.[13]

Galería[editar]

Amenazas[editar]

Las amenazas incluyen: enfermedades como el blanqueo de coral; la depredación, principalmente a cargo de la estrella de mar "corona de espinas" (Acanthaster planci), que tiene preferencia por las especies de coral Acropora;[14]​ el cambio climático; los daños de tormentas; la sobre-pesca; el turismo sin control, y la actividad humana. Todos estos factores han creado un efecto sinérgico que disminuye en gran medida la supervivencia y el éxito reproductivo del coral. La recuperación natural de los corales es un proceso lento, y se dificulta con esta especie, porque hay muchos inhibidores que influyen en su supervivencia.

Acanthaster planci devorando Acroporas

En general, la mayor amenaza para la supervivencia de los corales es el cambio climático global, en particular el aumento de la temperatura del agua, que provoca el blanqueo de los corales, incrementa la susceptibilidad a las enfermedades, la severidad del fenómeno climático El Niño-Oscilación del Sur, y la acidificación del océano. Por otro lado, las enfermedades coralinas han emergido como una seria amenaza para los arrecifes de coral en todo el mundo y una causa mayor para el deterioro de los mismos,[15]​ habiéndose incrementado notablemente en la última década.[16]​ En este sentido, el creciente aumento de la temperatura del mar está incrementando dramáticamente la muerte de corales por blanqueo en todo los océanos, y las proyecciones actuales de los expertos auguran para todo el siglo XXI episodios anuales severos de blanqueo de corales en el 99% de los arrecifes de todo el mundo.[17]​ De hecho, recientes estudios han constatado que en 2016 ha muerto aproximadamente el 35% de los corales en 84 áreas de las secciones norte y centro de la Gran Barrera de Coral australiana, debido al blanqueo de coral producido por el aumento de la temperatura del mar.[18]​ También durante 2016, el principal arrecife de Japón, en el archipiélago de Okinawa, sufrió una decoloración por blanqueo del 70% de su extensión, y el arrecife más septentrional del mundo, situado frente a las costas de la isla japonesa de Tsushima, dónde sus aguas templadas suelen evitar episodios de blanqueo, ha sido afectado por primera vez en el 30% de su extensión, según afirma un estudio realizado en diciembre de 2016 por el Instituto Nacional de Estudios Medioambientales de Japón (NIES).[19]

La severidad de estas amenazas combinadas para la población global de cada especie es desconocida.

Conservación[editar]

A. acuminata, como todos los corales, está incluida en el Apéndice II de CITES, lo que significa que en los países firmantes de este tratado se requiere un permiso, tanto para su recolección, como para su comercio. Así mismo, partes del rango de distribución de esta especie están incluidas en Áreas Marinas Protegidas.

Las medidas recomendadas para la protección de esta especie incluyen la investigación en taxonomía, población, abundancia y tendencia, ecología y estado de sus hábitats, amenazas y resiliencia a las mismas, acciones de restauración; identificación, establecimiento y gestión de nuevas áreas protegidas; y gestión de enfermedades, patógenos y parásitos. La propagación artificial y las técnicas como la criopreservación de gametos pueden ser importantes para la conservación de la especie.

Referencias[editar]

  1. a b c d Richards, Z.T., Delbeek, J.T., Lovell, E.R., Bass, D., Aeby, G. & Reboton, C. (2008). «Acropora acuminata». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2017.1 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el el 28 de julio de 2017.. 
  2. Hoeksema, B. (2015). Acropora acuminata (Verrill, 1864). Accessed through: World Register of Marine Species at http://www.marinespecies.org/aphia.php?p=taxdetails&id=207020 Registro Mundial de Especies Marinas. Consultado el 16 de septiembre de 2015.
  3. Wallace, C.C. (1999) (en inglés) Staghorn Corals of the World: a revision of the coral genus Acropora. CSIRO, Collingwood.
  4. Verrill, A.E. (1864). (en inglés) List of the polyps and corals sent by the Museum of Comparative Zoology to other institutions in exchange, with annotations. Bulletin of the Museum of Comparative Zoology. 1: 29-60., disponible en línea en http://www.biodiversitylibrary.org/item/96183#page/37/mode/1up
  5. a b Veron, J.E.N. (1986) (en inglés) Corals of Australia and the Indo-Pacific. Australian Institute of Marine Science. Angus & Robertson Publishers.
  6. http://coral.aims.gov.au/factsheet.jsp?speciesCode=0007 AIMS: Instituto Australiano de Ciencia Marina, (en inglés) Corals of the World, ficha de A. acuminata. Consultado el 16 de septiembre de 2015.
  7. Debelius, Helmut y Baensch, Hans A. (1998) Atlas Marino. Mergus.
  8. Hall, V. (1996) (en inglés) Reproductive strategies of modular organisms: comparative studies of reef-building corals. Ecology (Washington DC), 77, no. 3 (1996): 950-963.
  9. Dubinsky, Z. (1990) (en inglés) Ecosystems of the World 25: Coral Reefs. New York, NY 10010 USA: Elsevier Science Publishers B.V.
  10. http://es.wiktionary.org/wiki/pl%C3%A1nula
  11. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15846048
  12. Gilmour, J. (1999) (en inglés) Experimental investigation into the effects of suspended sediment on fertilization, larval survival, and settlement in a scleractinian coral. Marine Biology (Berlin), 135, no. 3: 451-462.
  13. http://www.alfaquarium.com/los-corales-duros-sps/949-acroporaacuminata.html
  14. Colgan, M.W. (1987) (en inglés) Coral Reef Recovery on Guam (Micronesia) After Catastrophic Predation by Acanthaster Planci. Ecology 68(6): 1592-1605
  15. Weil, E. (2006) (en inglés) Coral, Ocotocoral and sponge diversity in the reefs of the Jaragua National Park, Dominican Republic. Rev. Bio. Trop. 54(2): 423-443.
  16. Willis, B., Page, C and Dinsdale, E. (2004) (en inglés) Coral disease on the Great Barrier Reef. In: E. Rosenber and Y. Loya (eds), Coral Health and Disease, pp. 69-104. Springer-Verlag Berlin Heidelberg.
  17. van Hooidonk, R. et al. (2016) Local-scale projections of coral reef futures and implications of the Paris Agreement. Sci. Rep. 6, 39666; doi: 10.1038/srep39666 . Disponible en línea en: https://www.nature.com/articles/srep39666
  18. https://elpais.com/elpais/2016/05/30/ciencia/1464593568_417289.html?rel=mas
  19. http://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia/confirman-blanqueo-corales-arrecife-mas-septentrional-mundo-muchos-estan-muriendo_20170719596f0d130cf20d3cbe8ea207.html

Bibliografía[editar]

  • Wallace, C.C. (1999) (en inglés) Staghorn Corals of the World: a revision of the coral genus Acropora. CSIRO, Collingwood.
  • Sprung, Julian y Delbeek, J.Charles (1997). The Reef Aquarium (en inglés). Ricordea Publishing. 
  • Debelius, Helmut y Baensch, Hans A. (1998-2006). Atlas Marino. Mergus. 
  • Borneman, Eric H. (2001-2009). Aquarium corals: selection, husbandry and natural history (en inglés). Microcosm. T.F.H. 
  • Gosliner, Behrens & Williams. (1996) (en inglés) Coral Reef Animals of the Indo-Pacific. Sea Challengers Publishers.
  • Veron, J.E.N. (1986) (en inglés) Corals of Australia and the Indo-Pacific. Australian Institute of Marine Science. Angus & Robertson Publishers.

Enlaces externos[editar]