La guerrilla y la naturaleza atacan pequeña población del occidente colombiano

De Wikinoticias, la fuente libre de noticias
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Localización del departamento del Chocó

3 de octubre de 2005

Desde el mediodía del domingo, varios frentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se unieron para atacar la estación de policía de la población de Sipí, en el departamento del Chocó, al occidente de Colombia. Según el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), cincuenta policías se encontraban combatiendo contra los insurgentes.

La mañana del lunes, Mario Iguarán, Fiscal General de la Nación, confirmó a la prensa la muerte de cinco policías, mientras que informó de ocho heridos y la desaparición de un número indeterminado de uniformados. La presencia de la guerrilla puede deberse, según declaró Alberto Ruiz, director operativo de la Policía Nacional, a la existencia de cultivos de hoja de coca en los alrededores de Sipí.

Fredy Lloreda, secretario de gobierno del Chocó, declaró: "Desde la una de la tarde, la población es objeto de una toma guerrillera, al parecer de las FARC, se ha perdido la comunicación con la Policía de la población y se ha diligenciado el refuerzo para que se pueda recobrar el control".

Por su parte, el personero municipal dijo lo siguiente: "Un auxiliar de la policía nos confirmó que la guerrilla de las FARC logró vencer a la fuerza pública y en el Comando de la Policía del departamento, en la noche del domingo, desconocía la suerte de los agentes y de la población". A las 16:30 (21:30 UTC) del domingo fue la última comunicación con los policías. Sipí cuenta con una sola línea telefónica y sus condiciones geográficas y climáticas dificultan el acceso.

Uno de los policías sobrevivientes afirmó que el objetivo de las FARC eran las armas: "'Venimos por el armamento', dijeron ellos. Lanzaron amenazas y advirtieron que se llevaban los fusiles. Se llevaron 48, incluyendo los que estaban en el armerillo donde se guardan las armas de los compañeros que están de permiso y los que salieron enfermos de paludismo, como cinco. Ellos iban por los fusiles. Dijeron que esta vez nos perdonaban la vida, pero que si nos quedábamos, volvían y nos mataban". La superioridad numérica de los subversivos obligó a varios de los uniformados a huir de la estación.

Mientras se registraba el ataque, un sismo de 5,2 grados en la escala de Richter se registró a las 17:07 (22:07 UTC) del domingo. El movimiento, ocurrido a 112 km de profundidad, tuvo su epicentro a 12,4 km de la mencionada población de Sipí, y pudo sentirse en todo el occidente del país. En Pereira, donde se disputaba el partido de fútbol Deportivo Pereira - Deportivo Pasto, algunos asistentes entraron en pánico, por lo cual el encuentro fue suspendido momentáneamente. No hubo registro de daños ni de víctimas.


Fuentes

Compartir