Wikichicos/La Antigua Grecia/Cultura

De Wikilibros, la coleccion de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegacion Ir a la busqueda

Nacimiento de un niño en la Antigua Grecia[editar]

Una rama de olivo
Ovillo de lana

La anunciación[editar]

Si el bebé querido era varón, se colocaba en la puerta una rama de olivo (si querían que fuese un buen guerrero y bueno luchando) o una rama de laurel (si querían que fuese bueno las artes como en la música, pintura, etc). Y si era una hembra, se colocaba un ovillo de lana, que representaba las labores domésticas y la ayuda con la tareas de casa.

El parto[editar]

Para un parto normal, debían preparar de antemano bastantes materiales: aceite de oliva, agua caliente, fomentos calientes (especie de medicamento), suaves esponjas de mar, vendajes, una almohada, objetos con un fuerte olor, un taburete o una silla, dos camas y una sala preparada.

El aceite se usaba para la inyección y de lubricación, el agua caliente con el fin de que las partes pudiesen ser limpiadas; fomentos calientes para el alivio de los dolores, esponjas para limpiar la suciedad, vendas para que el recién nacido pudiera ser envuelto, una almohada en la que el niño pudiera ser colocado debajo de su madre y cosas para oler (como poleo, un terrón de tierra, avena, una manzana o un membrillo, y si era de temporada, un limón, un melón o pepino, y cosas similares a estos), para reanimar a la parturienta.

Reconociendo al niño[editar]

En Atenas, era el padre el que decidía si el niño era suyo o no, y si lo quería tener o abandonar, pero en Esparta por ejemplo, era el consejo de ancianos el que lo decidía.

El rechazo[editar]

Si un bebé era rechazado, en Atenas el padre lo exponía en un sitio público, y alguien lo cogía si era por compasión, para aceptarlo en su familia o para criarlo como esclavo de la familia. Pero en otros sitios como Esparta, los abandonaban en montañas o en el campo hasta que se muriesen ellos o fueran devorados por algún animal salvaje.

El baño[editar]

En Atenas, a los niños cuando nacían se les bañaba en aceite como ritual para darles fuerza y que crecieran fuertes y sanos. En cambio en Esparta eran más violentos, pues les bañaban en alcohol como prueba de su dureza.

La entrada en la familia[editar]

A los seis días de nacer, se hacía un ritual en el cual el bebé era aceptado como un miembro más en la familia.

El nombre[editar]

A los diez días de nacer, se le ponía el nombre al bebé. Normalmente se le ponía el nombre del abuelo paterno, pero para distinguirlo de otros de su familia con su mismo nombre, se le añadía el nombre del padre o el apellido.

Los hijos o las hijas estaban con la madre hasta aproximadamente los 6 o 7 años. A partir de esa edad comenzaban a recibir una educación y a trabajar.

Educación de un niño en la Antigua Grecia[editar]

A los niños les separaban de la madre a los 6 años unos esclavos llamados pedagogos y los llevaban a escuelas especializadas para que recibieran una buena educación. En Atenas esto era obligatorio.

Las clases se dividían en dos partes, gimnasia y deporte y artes y música. Para música era preciso tocar un instrumento como la lira, el arpa o la flauta, pero también aprendían a leer, escribir, aritmética y a recitar poemas (los de Homero eran muy utilizados). La gimnasia era una parte muy importante en la educación, sobre todo a partir de los 14 años.

Las atenienses, como todos los griegos, apreciaban y pensaban que el cuerpo humano era bello y así instruían a los niños desde pequeños. En estos ejercicios y en las clases de gimnasia, los alumnos estaban desnudos.

Las clases se componían en lucha, carreras, saltar, tiro de jabalina y tiro del disco.

Un hombre que fueran inteligente y de buen cuerpo, era un buen y bello hombre, ya que tenía un cerebro prodigioso y unos músculos fuertes.

Educación de una niña en la Antigua Grecia[editar]

La educación de las niñas era muy diferente a la de los niños. Ellas tenían menos derechos por cultura o creencias.

  • Eran propiedad y estaban bajo la autoridad de los hombres, por lo que los padres o hermanos eran los que decidían su matrimonio.
  • Ellas se preparaban sólo para mantener la casa en orden y para servir a sus maridos. Su educación se centraba en aprender a leer y a escribir, y hacer cálculos básicos para mantener el seguimiento del dinero de la casa. Después de la infancia, no recibían ningún tipo de educación adicional.
  • Aprendían a tejer y a coser la ropa de la familia. Pasaban muchas horas en este trabajo. También molían el grano y preparaban los baños.
  • Algunas niñas de zonas rurales, recibían educación para determinados trabajos en el campo recoger las frutas o las aceitunas.
  • Dado que los hombres estaban a menudo fuera de casa, ellas eran las que trabajaban y supervisaban la casa, los esclavos y la vida cotidiana en general.
  • No podían tener empleos o votar.
  • Su tarea principal era traer hijos al mundo, para que el ejército tuviera más soldados para la guerra.

El matrimonio en la Antigua Grecia[editar]

La importancia del matrimonio[editar]

El matrimonio griego estaba principalmente caracterizado por su aspecto religioso. La diosa del matrimonio y de las novias era Hera. Sin embargo, los campesinos no se involucraban en las celebraciones.

La idea y obligación principal era tener hijos para mantener y seguir la especie de la familia, para que celebraran el ritual de muerte de su padre y para que le sustituyeran después de morir. Ellos creían que todo esto era necesario para que todos pudieran vivir felices después de la muerte.

El matrimonio también era para unir alianzas. Ignoraban el amor, los casados no se elegían entre ellos, eran los padres los que decidían quién era la mejor persona para sus hijos.

Tipos de matrimonio[editar]

El esposo regalaba muchas cosas al padre de la novia, llamados hedna. Esto era llamado un casamiento comprado.

Ella realmente no se casaban con él, era solo llevada como mujer. Este tipo de matrimonio unía alianzas entre las dos familias.

Otro tipo era el modo regalo o meilia, en el cual la mujer era regalada por la familia al hombre por haberle ofendido, y la mujer era como un regalo de perdón.

La preparación de la boda y las celebraciones[editar]

El ritual de boda se celebraba normalmente en invierno. La fecha era elegida cuidadosamente. Era recomendado celebrarla en Enero y con luna llena. Las celebraciones duraban tres días llamados praílía, gámoi y epaílía.

Primer día (praílía)[editar]

El primer día se basaba en la preparación de la novia, que tenía lugar en casa del padre. Comenzaba con un sacrificio. La novia daba todos los juguetes de su infancia con un mechón de pelo o su cinturón, o los dos. Ofreciendo su cabellos significaba que dejaba la infancia y sumisión a su marido, y el cinturón significaba su entrega de virginidad. También el novio se cortaba un mechón de cabello y hacía sacrificios a los dioses del matrimonio.

Antes o después de esto, se hacía el ritual del baño de la novia en aguas sagradas de un río o un fuente. Se podía bañar en casa, pero entonces tenían que transportar el agua sagrada del río o de la fuente. El baño significaba al purificación de la novia y el deseo de ser fértil.

Segundo día (γαμοι)[editar]

El segundo día comenzaba con un gran banquete en casa del padre de la novia. El novio estaba con todos sus amigos, y la novia con todas sus amigas. Era típico comer tartas de sésamo. Después, un niño era coronado con hojas de acanto y bellotas, y cuyos padres tenían que estar vivos, repartía panecillos que llevaba en una cesta, y mientras recitaba: "la pareja ha escapado del mal para encontrar un final feliz". Después de la comida, la novia era llevaba en una ceremonia llamada anakalipteria, en la que el novio le daba a la novia sus regalos.

Al anochecer, la novia dejaba sus aposentos y cruzaba la ciudad en una carroza llevada por mulas o caballos, que la llevaban a casa de aquel que sería su futuro marido. Ella se sentaba entre él y su parochos, que era el mejor amigo o el pariente más cercano a el novio. Si era la segunda boda del novio, él no acompañaba a la novia personalmente.

La pareja era coronada y adornada con coloridos lazos, los dos vestidos muy elegantes, la novia con su velo, y antiguamente los trajes eran intercambiados, para simlolizar la relación que tenían. La madre de la novia, criadas y otra mujeres seguían el carro con antorchas, significando que el matrimonio duraría. Todos iban cantando, bailando y tocando instrumentos como liras, flautas, y arpas, la gente joven baila en círculos, dulces y golosinas eran lanzados por el aire, y por toda la ciudad había fiesta y alegría. La gente se colocaban en las entradas de sus casas para ver el espectáculo.

A la llegada a la casa del novio, que estaba decorada con guirnaldas, hojas de laurel y de olivo, la carroza era quemada como signo de que la mujer nunca dejaría la casa de su esposo. Entonces, la familia del novia la daba la bienvenida a ella. La madre era la encargada de recibirla con una antorcha llamada himeneo. Entonces, la gente lanzaba sobre las cabezas de la pareja dátiles, higos y nueces, como signo de pertencer a una nueva casa. La novia era conducida al aposento nupcial, delante de cuya puerta se cantaba el epitalamio. Esa noche los recién casados se reunen en el thálamos, que el novio ha adornado también con guirnaldas, y comen el membrillo que simboliza la consumación.

Tercer día (epaílía)[editar]

Y el último día, después de la noche de bodas, era el día de dar los regalos. Los novios eran despertados con una serenata llamada diegertikon. Ese día, se celebraba una comida en casa del padre del novio o en la casa del novio, y las mujeres eran excluidas de esta comida. Ni siquiera la novia podía estar, pero era ella la encargada de preparar la comida que ser iba a servir en la comida.

Los invitados contribuían como podían: con ovejas, vino, pan... Y luego se tocaba música y el baile empezaba de nuevo.

En la antigua Grecia la mujer empezaba a contar su edad a partir que se casaba. Cuando una mujer aún no había tenido ningún descendiente, se la llamaba nymfe. Después de haber tenido su primer hijo se la llamaba gyne, que significa que era una esposa completa.

La mujer en la Antigua Grecia[editar]

El trato a una mujer[editar]

Mujeres casadas, doncellas y niñas, mientras estaban al cuidado de su madre y de esclavos, permanecían en el ginecceo, y salían ocasionalmente y en ocasiones muy raras. Ellas crecían con ignorancia. El cuidado que le ponían a las tareas del hogar y a su aspecto era el único interés que tenían, y además no podían tener amistades del otro sexo. Hasta en actos públicos, actuaban separadas de los hombres.

Ni siquiera en el matrimonio su situación cambiaba. La mujer era limitada a pasar del ginecceo de su padre, al de su marido. No era considerado que una mujer tuviera más derechos que un esclavo doméstico. Matrimonios felices no eran imposibles, pero en estos casos la mujer era menos que el hombre.

Sin embargo, los Dorios tenían otras costumbre, daban total libertad a sus mujeres jóvenes ser enseñadas en público o hacerse más fuertes mediante el ejercicio. Pero esta libertad no era resultado de la consideración igual de género, sino para que pudieran dar a luz niños fuertes y para que estuvieran preparadas para ello.

Trabajos de una mujer[editar]

El principal trabajo de una mujer aparte de cocinar y de preparar las comidas, era coser y tejer. Coser era un trabajo muy importante para una mujer y pasaban muchas horas al día haciéndolo.

Al cocinar, la parte más difícil, era moler el grano para los invitados, al ser el trabajo más difícil, lo hacían las criadas. En el palacio de Ulises, doce mujeres eran empleadas todo el día para moler el trigo y la cebada. Cocinar la carne y prepararla también era un trabajo de criadas. Tiempo después, se alquilaban esclavos cocineros para que cocinasen.

En la mayoría de las casas, varios esclavos eran usados de cocineros, doncellas y mujeres de compañía. Para un mujer rica y de buena familia era imposible salir a la calle sin varias mujeres de compañía. Solo salían de casa para visitar a los vecinos, a bodas, funerales, celebraciones religiosas y eventos en los que representaban grandes papeles públicos.

También ir a buscar agua al pozo era trabajo de mujeres, que les daba una oportunidad de hablar con otras mujeres. La mayoría eran pozos públicos, pues pocas familias podían permitirse tener su propio pozo.

La privacidad de una mujer[editar]

Representaciones de mujeres bañandose, adornándose, jugando y bailando son numerosas. A las mujer atenienses, distintas de las espartanas, no les gustaba bañarse delante de otras mujeres y eran más modestas.

Diversión[editar]

El columpio era una diversión para las mujeres. En honor a la muerte de Erígone, hija de Icario, fue declarado un festival en Atenas en el cual todas las mujeres podían divertirse en un columpio y jugar con él.

Los banquetes griegos[editar]

Al principio los griegos tenían sus comidas sentados, luego reclinados. Las mujeres y los niños estaban en posición vertical, a excepción de las cortesanas, que generalmente se sentaban en el otro extremo de la clino o la cama, a los pies de sus maridos, o en sillas separadas. Los niños no se les permitía sentarse recostados hasta que llegaran a la edad apropiada, en Macedonia, se consideraba cuando habían matado un jabalí. Cada clino podía ser ocupado por no más de dos personas. Para los etruscos se podía ver a un hombre y una mujer reclinados en el mismo sofá.

Los pedazos de carne de vaca, cordero, cabra o cerdo, asados, eran colocados por limpieza en pequeñas mesas en frente de los invitados. El pan era redondo y se servía en cestas y al final de la comida. Por lo general bebían vino mezclado previamente con agua en un enorme cuenco de metal o de arcilla. No utilizaban cuchillos o tenedores, por eso se lavaban cuidadosamente las manos antes y después de las comidas. No tenían tampoco manteles o servilletas. Estos fueron reemplazados por un tipo de pasta especial que se utiliza para limpiar los dedos después de comer algo muy grasoso. A veces, las cucharas se hacían con el mismo material que las servilletas y manteles de pasta.

Sus hábitos a la hora de comer son descritos simples. Se alimentan principalmente de maza, un tipo de pan redondo hecho con cebada que todavía se come actualmente en algunos lugares en Grecia; diferentes tipos de ensalada, ajo, cebolla, etc. Los gustos más refinados sólo se introdujeron a las clases superiores. Algunos tipos de pescados, mariscos y verduras nuevas, que ahora descubiertos reemplazan la carne asada de la antigüedad. Los cocineros que preparaban las comidas se alquilaban en el mercado o eran chefs sicilianos, que en la época romana se encontraban entre los esclavos de cada familia rica griega.

Deipnon era el nombre de la principal comida o cena en la noche. El desayuno se llama akratisma, y ​​el almuerzo del mediodía, ariston. En los primeros días la comida se consideró completada tan pronto como habían satisfecho su apetito, pero después se convirtió en costumbre beber hasta que se emborrachaban, todo animado por la conversación, la música, las actuaciones de mímica y juegos.

Para quitar la mesa y luego de limpiar el suelo de huesos, pieles y otros restos de comida, se daba la señal de levantarse. Finalmente se lavaban las manos con jabón perfumado. La comida se cerraba con una copa de vino sin mezclar. También la bebida introducía el banquete, pero esta vez estaba acompañado por la música de una flauta, que le daba un carácter sagrado.

El postre[editar]

El postre era más o menos las mismas cosas que comemos hoy en día. Preferiblemente ponían platos picantes que eran elegidos para incitar a los invitados a beber, y eran especialmente aficionados tomar queso de Sicilia y de la ciudad de Tromileia, en Acaya. Las tortas con sal esparcida por encima era otro postre griego. Higos secos de Attica y Rodas, dátiles de Siria y Egipto, almendras, melones, etc. Y sal mezclada con especias, rara vez faltaba. Había fruta variada y pasteles en forma de pirámide. La bebida comenzaba mientras se hacía la aparición de los postres, porque vino en la cena no estaba servido.

El vino[editar]

El vino era mezclado con agua caliente o fría. En algunos casos, se mezclaba el vino con la nieve, o se ponía en un recipiente lleno de nieve para que se enfriase. El vino puro no estaba tan estrictamente prohibido por los griegos como los habitantes de Locri, en el sur de Italia, donde la ley creía que era un crimen capital sino se diluía el vino con agua, pero era una costumbre en Grecia desde la antigüedad. El emborracharse era una cosa normal entre los griegos. Sólo en Esparta y Creta fue prohibido por completo el emborracharse después de la comida.

Tan pronto como los vasos eran llenos, se elegía el rey de la fiesta, por lo general tiraban los dados, al menos que uno de los bebedores se eligiera a si mismo. El soberano tenía que decidir la combinación adecuada de vino, el número de bebidas que cada invitado tenía que beber y las normas generales del partido, que a veces tenía que ser castigado. Empezaban a beber en vasos pequeños, pero pronto seguían con otros más grandes, y era costumbre el tener que beber una copa en salud al compañero que se sentaba a su lado derecho.

Entretenimiento[editar]

Las vacaciones a menudo terminaban con un sacrificio a Afrodita, así que había bellas mujeres como cantantes, flautistas, bailarines ...

Malabaristas de ambos sexos eran comunes en toda Grecia. Ellos ponían sus puestos de trabajo, como muchas personas han dicho, donde se podía encontrar dinero y gente tonta. Ellos también entretenían a los invitados de una fiesta, saltando hacia adelante y hacia atrás sobre las mesas, las chicas lanzaban bolas o aros, y como todas las fiestas, se acompañaban siempre de instrumentos musciales.

La vida cotidiana en la antigua Grecia[editar]

Casas[editar]

Había una gran diferencia entre las casas ricas y los templos ricos, y las casas humildes de la población: las casas, sin chimeneas, eran construidas con materiales perecederos, en cambio los templos eran construidos con losas de piedra o de mármol que eran colocados una sobre otra debido a la ausencia cemento. No había tampoco el agua corriente, y la basura se echaba a la calle, pero desde el período clásico, las casas tenían inodoros y bañeras pequeñas de arcilla, piedra o ladrillo.

Las casas ricas (muy pocas) eran muy similares a los palacios homéricos, que tenía una entrada custodiada por un vigilante en todo momento. Las habitaciones de los hombres daban a un patio rodeado con un pórtico, y las de las mujeres, daban al jardín.

Ágora y lugares públicos[editar]

El ágora o el mercado era un lugar para hablar y comunicarse con más gente. Había edificios públicos, templos y el Palacio de Justicia, que era un lugar donde los políticos y los filósofos podían hablar libremente. Otro lugar de encuentro eran los baños públicos, en los que las mujeres también eran excluidas.

La mitad de la población eran esclavos. La vida de las personas que trabajan en minas y canteras era muy dura. Los esclavos que hacían las tareas y trabajos domésticos vivían mejor. Ellos recibían buena comida y podrían llegar a obtener la libertad.

Teatro[editar]

Los griegos amaban el teatro. El amor que sentían por el drama y el teatro, fue la razón por la que muchos teatros fueron construidos. El coro, compuesto sólo por hombres, tenía mucha importancia. Sus miembros estaban vestidos con máscaras y zapatos especiales. En Grecia, se ponía mucha emoción y pasión a las palabras. Las representaciones, siempre al aire libre, se hacían siempre de pie, dando un poco de comodidad para el público.

Creencias y costumbres[editar]

En general, el pueblo griego era extremadamente supersticioso. Los dioses eran fundamentales, y estaban presentes en cada acto que realizaban. Los sacrificios consistían en la ofrenda de productos agrícolas o animales en los que buscaban la protección del dios contra las desgracias y las enfermedades, o pedían perdón por su mala conducta. Por lo general, no había sacrificios humanos, excepto en casos de extrema necesidad. Se sabe que en 480 a.C los Atenienses sacrificaron a una persona para detener el avance de los persas.

El oráculo de Delfos[editar]

El oráculo de Delfos era el oráculo más visitado. La gente iba de todas partes de Grecia para hablar y preguntar al oráculo. El oráculo siempre decía la verdad, y si después pasaba lo contrario de la predicción, se debía a que el hombre o la mujer no había entendido las palabras de la divinidad.

Instrumentos en la Antigua Grecia[editar]

Entre los instrumentos griegos, además de la lira y pándora, también podemos ver que tocaban el sistro, la cítara y la flauta de Pan o siringa.

  • El sistro, utilizado por los antiguos sumerios y egipcios, era un sonajero con un armazón en forma de U en la que se colocan cables y sonajeros a veces.
  • La cítara es similar en apariencia a la lira, pero se toca con una púa. Esta música estaba asociada con el adorado dios Apolo, que representa la belleza y el orden.
  • Los aulos se asoció con Dioniso, dios del vino, de la danza y del teatro. Este instrumento fue una especie de oboe con dos tubos unidos al extremo de la boca.
  • La flauta de Pan o siringa lleva el nombre del mítico dios griego Pan. La ninfa Siringa era la mujer que amaba Pan, y cuando ella murió, él la convierte en un bastón, luego corta la caña en trozos de diferente longitud, y después los unió y creo un instrumento que, su música consolaba la pérdida de Siringa.

Maquillaje y cosmética en la Antigua Grecia[editar]

La civilización de la belleza[editar]

Grecia era también conocida como la civilización de la belleza. Influyeron mucho en otros países y civilizaciones. Este amor tan extremo a la belleza, también era escrito, pues había mucha gente que decía que en Atenas no había mujeres feas. En facto, fueron los Griegos los que exparcieron por Europa la mayoría de productos comésticos, fórmulas de belleza, sales y cósmeticos de baño, más o menos todo los productos del concepto de estética.

Belleza corporal[editar]

El cuerpo humano era la parte a la que prestaban mayor atención. Sus creencias se basaban en que las mujeres bellas no podían estar gordas ni tener unos senos grandes. Era necesario cuidarse el cuerpo para conseguir una perfección estética. Las mujeres debían tener unos senos pequeños y fuertes, un cuello fino y largo y tener los hombros igualados. Era en los baños donde más se cuidaban y mostraban su amor por la belleza física, y donde ocurría toda la magia. Antes del baño, hacían una serie de ejercicios que les preparaban para el baño, que normalmente se tomaba con agua fría. Los masajes eran también un papel muy importante ya que, junto con la gimnasia y la natación, mantenía el cuerpo sin grasa con una figura delgada, saludable y esbelta.

Cosmética[editar]

Los cosméticos en Grecia, vivieron una época gloriosa, especialmente en el uso de los aceites. Estos, eran extraídos de flores y se hacían con productos naturales. Los aceites se aplican después de los baños o con los masajes, y estaban hechas de diversas flores: rosas, jazmín, tomillo, etc; y su fabricación se concentraba en Chipre, Corinto y Rodas. El pelo era tratado con mucho cuidado y los tintes se hacían con cosas naturales.

Maquillaje[editar]

El maquillaje de las mujeres en Atenas se basaba en el color negro y azul para los ojos, color carmín para las mejillas y los labios, y las uñas estaban pintadas con un color único. Se consideraba que el color de la piel de la cara debía ser claro. Pero no sólo las mujeres y los hombres griegos tenían esta preocupación por la estética. Sus dioses también tenía pasión por la belleza, o así es como lo describían.

Los colores en la Antigua Grecia[editar]

  • Amarillo: El amarillo para los griegos era el color con el que representaban el cabello de sus dioses. En la Antigua Grecia, todos los hombres querían ser rubios. Muchos se teñían con ungüentos especiales y esperaban a que sus cabellos se volvieran rubio." rubios es cuando hablas de personas rubias no de el bello rubio"
  • Azul: El azul significaba para ellos el color del mar y del dios del mar.
  • Blanco: El blaco para los griegos significaba el color de Zeus y de los dioses. También significaba el color de los duelos.
  • Verde: El verde era el color de la victoria y de los ganadores.
  • Negro: El negro para los antiguos griegos era el color de la vida, porque el día nace de la oscuridad de la noche.
  • Rosa y rojo: Los griegos pensaban que el color rosa venía del color blanco, y lo relacionaban con la diosa del amor, Afrodita. El rojo era un color muy usado y popular. Lo usaban mucho a la hora de pintar esculturas, edificios, etc.
  • Púrpura: El color púrpura tiene un extraño descubrimiento. Su descubrimiento viene del medio dios Heracles, el guardián de la ciudad de Tiro. Un día su perro mordió una concha de murex y de inmediato su boca se puso de un color parecido al morado. Su compañera, la hermosa ninfa Tiro, declaró que solo se acostaría con el dios si vestía una prenda teñida del mismo color. Heracles no tuvo más remedio que acceder a ello y así nació el famoso tinte púrpura de Tiro.

Las barbas en la Antigua Grecia[editar]

Los griegos cuidaban mucho sus barbas. La barbería era famosa y todos los hombres iban allí, pero no solo aquellos que necesitaban un corte de pelo, si no que también iban a afeitarse, cortarse las uñas, a quitarse los callos y los pequeños pelos que tenían; y además era un buen sitio en dónde los hombres discutían política y noticias locales.

Según una tradición, muchos Macedonios fueron asesinados por los Persas colgados por sus largas barbas y después tirados hacia el suelo. Por eso, Alejandro Magno hacía a sus ejércitos afeitarse en las guerras. Después de Alejandro Magno, el negocio de barbero se hizo rico e importante ya que ahora iba todo el mundo a afeitarse, a pesar de las protestas de otras provincias griegas.

En obras de arte, especialmente en estatuas de retratos, la barba era una importante característica. Las hacían de diferentes estilos según el resultado que querían dar o conseguir.

El color de pelo era normalmente oscuro, cabellos rubios era signo de belleza. Homero da a Melenao, Aquiles y más personajes rizos rubios. El cuidado del pelo era una característica muy importante en la belleza de los hombres.

Entre los espartanos se hizo tradición, no dejar a un niño crecer el pelo hasta la edad en la que se consideraba adulto, hasta entonces solo lo podían llevar corto. Esta costumbre duró en los espartanos hasta que fueron derrotados por los Aqueos. No prestaban mucha atención al pelo, solo en ocasiones importantes, como el día antes de una guerra.

En Atenas, en tiempos de guerras contra los persas, los hombres solían llevar el pelo largo, atado en lo alto de la cabeza con una horquilla. Sin embargo en los restos que tenemos hoy de esta antigua civilización no hay rasto de esta costumbre. Los filósofos también an intentado revivir los antiguos tiempos dejándose el pelo largo.

Así hubo un tiempo antes de Alejandro Magno cuando los griegos se dejaban el pelo y la barba largos, pero después, cuando la gente empezó a cambiar, llevaban el pelo corto y no tenían barba.

Los Juegos Olímpicos[editar]

El origen de los Juegos Olímpicos[editar]

Según la mitología, Zeus disparó un rayo en el sitio donde quería que se le adorase. Entonces, la gente le levantó un templo ahí y allí era donde llevaban las ofrendas hacía el dios, y se le hizo una pira. Para encender la pira, se hacía un carrera, y quién ganara la carrera, al final tenía el prestigio y honor de encender la pira, así es el origen de los juegos olímpicos.

Las Olimpiadas son, en realidad, festivales de fraternidad helénica. Las primeras demostraciones deportivas tuvieron lugar en Olimpia, en el Peloponeso. Tanto la ciudad como los juegos reciben su nombre en honor de Zeus Olímpico, a quien se asignaba como morada el monte Olimpo, la montaña más elevada de Grecia.

Olimpia era sagrada por los Juegos y por los ritos religiosos vinculados con las Olimpiadas, de modo que los tesoros podían ser depositados tanto allí como en Delfos. Los representantes de diversas ciudades-Estado se reunían allí aunque estuvieran en guerra, por lo que también era como territorio neutral. Durante los Juegos Olímpicos las guerras se suspendían temporalmente para que los griegos pudieran viajar a Olimpia y volver de ella en paz. Esta tregua sagrada recibía el nombre de Ekekheiria.

Temporada que duraban las Olimpiadas[editar]

Al principio los juegos duraban solo un día, pero posteriormente se pasaron hasta tres, y más tarde se ampliaron hasta cinco días. Se celebraban en verano, y se considera que dieron comienzo en el 776 a. C., debido a que es en ese año cuando aparece por primera vez la lista de los ganadores de torneos. A partir de ese momento se celebraron oficialmente cada cuatro años.

Ganadores[editar]

Los ganadores no recibían dinero ni ningún premio valioso, pero obtenían mucho honor y fama. Para simbolizar el honor, se entregaba una guirnalda al ganador. Normalmente estaba hecha de hojas de olivo, mientras que en los juegos Píticos se hacía de laurel, en honor al dios Apolo. También ganaban el derecho a tener una estatua pequeña que le simbolizase en Olimpia, y no tenían que pagar impuestos.

Los campeones olímpicos en la Antigua Grecia, realmente disfrutaban su triunfo y prestigio. En sus ciudades natales se hacían estatuas de ellos y se les componían poemas. Cuando volvían vencedores se les recibía de modo triunfal, como a héroes, con un desfile por las calles. Llegaban a adquirir una faceta casi divina, y algunos incluso se convirtieron en personajes míticos, que luegos fueron venerados después de muertos. El campeón podía vivir a cuenta del Estado durante el resto de su vida. Además, representaba nuevos valores no asociados a la sangre o el linaje: un campeón no necesitaba ser aristócrata, sino que bastaba con que fuera ciudadano griego y no hubiera cometido ningún delito. Lo que no podía ser, desde luego, era mujer. Las casadas no podían competir ni tampoco presenciar los juegos o entrar siquiera al recinto olímpico. Las solteras podían ser espectadoras, pero no participar.

Las mujeres y los Juegos Olímpicos[editar]

Las casadas no podían competir ni atender a los juegos, no podían ni siquiera pisar el estadio donde se celebraban. Algunas mujeres desafiaban la prohibición y asistían vestidas de hombre, arriesgándose así a ser arrojadas desde la montaña Tipeón. Se cuenta la historia de una madre que violó las normas para ver a su hijo y, disfrazada con una túnica de entrenador, entró a presenciar los juegos. Al abrazar a su hijo fue descubierta, pero pudo librarse de la pena de muerte con la que se hubiera castigado su desobediencia de no haber resultado ser madre, hija y hermana de campeones olímpicos.

Había, sin embargo, carreras para mujeres, las más famosas de las cuales fueron las celebradas en el estadio Olímpico en honor a Hera, diosa de la fecundidad. Estos juegos solían tener lugar en septiembre, poco después de los masculinos. La vencedora recibía una corona de laurel y un trozo de la vaca sacrificada a la diosa junto con el derecho de tener un retrato suyo en el templo.

Entrenamiento[editar]

El entrenamiento físico de los jóvenes tenía gran importancia para los griegos, pues la mayor perfección se encontraba en el cuerpo de un adolescente y había que ejercitarlo hasta sus límites para conseguir así, aún más belleza. Cuando los niños cumplían doce años se metían en la palestra, donde aprendían disciplina y desarrollaban sus músculos. Cuatro años más tarde se entrenaban en gimnasios, lugares que contaban con una pista y con zonas al aire libre entre los bosques. La formación terminaba a los 20 años. Entonces se les entregaban las armas y se los consideraba preparados para participar en los Juegos.

La mayoría de ellos optaban por competir desnudos, untados con aceite de oliva y depilados, como una manera de mostrar con orgullo su excelente forma física. Había gran competencia entre todas las ciudades, los atletas competían a título individual no representando a ningún país ni formando equipo o bien representaban su ciudad. El esfuerzo que ponían era tan extremos que a veces los atletas dañaban su salud o llegaban a morir de agotamiento.

Al principio la única competición fue una carrera de unos 190 metros en las inmediaciones de la ciudad, pero con el tiempo las pruebas se ampliaron. El entrenamiento llegó a ser muy polifacético, aunque el deporte preferido era la competición quíntuple, similar al pentatlón actual. Constaba de lucha, carrera, lanzamiento de jabalina, salto de longitud y lanzamiento de disco. También había carreras de carros, con cocheros llamados aurigas, y el deporte más violento de todos: el pancracio, mezcla de boxeo y lucha libre en el que todo estaba permitido excepto romper los dedos, sacar los ojos o morder.

Trampas y transgresiones[editar]

Las trampas eran gravemente castigadas. Salir antes de tiempo significaba recibir latigazos por parte del mastigóforo o azotador, situado junto al juez. Además a los tramposos se les hacía pagar una multa que luegos se usaba para financiar estatuas de bronce en honor a Zeus. Las estatuas eran después colocadas en el camino que llevaba al estadio, para que todo el mundo pudiera leer en ellas el nombre grabado del tramposo y la falta cometida. Si era el atleta el que se consideraba perjudicado por un fallo injusto de los jueces, podía reclamar al senado de Olimpia. En caso de que lograra demostrar que la decisión no era justa, el juez era castigado; de lo contrario, lo era el atleta.

Jueces y árbitros[editar]

Los árbitros o jueces eran magistrados llamados helanódices. Sus funciones comenzaban diez meses antes de las Olimpiadas pues debían comprobar que los atletas inscritos reunían las condiciones requeridas. Debían organizar las competiciones, revisar el estado de las instalaciones, presidir tanto las pruebas como las festividades, proclamar a los vencedores, otorgar los premios y hacer los sacrificios. Podían ser reelegidos, y aquel que intentara sobornar a un juez o a un oponente era castigado con azotes.

Después de la competición se anunciaba el nombre del ganador, al que el juez ponía una palma en las manos mientras era aclamado por la multitud y recibía una lluvia de flores. Entonces le ataban cintas rojas a la cabeza, que era un símbolo de victoria. El último día, en el vestíbulo del templo de Zeus, se hacía entrega de los premios, momento en que el campeón recibía la corona de olivo, llamada kotinos.

El público y otros juegos[editar]

Los juegos, para los que no se vendían entradas, estaban abiertos a todos los griegos, y quienes acudían a Olimpia llevaban un animal que luego era sacrificado en honor a Zeus. Los propios atletas sacrificaban cerdos. La gente venía de todas partes para presenciar las olimpiadas o intervenir en ellas. De hecho, dar permiso a una ciudad para tomar parte en los Juegos equivalía a ser considerada oficialmente como griega. Mucha gente venía de distintos sitios solo para presenciar los Juegos Olímpicos. Se levantaban carpas y casetas, pero era tanta la multitud de espectadores allí juntada que muchos tenían que dormir al aire libre.

Había también otros juegos importantes en los que participaban todos los griegos, pero fueron creados dos siglos después de la primera Olimpiada. Entre ellos estaban los Juegos Píticos, que se realizaban en Delfos cada cuatro años, en medio de cada Olimpiada; los Juegos Ístmicos, en el golfo de Corinto, y los Nemeos, que tenían lugar en Nemea. Los dos últimos se celebraban con intervalos de dos años.

También se realizaban a veces torneos musicales y literarios, pues los griegos valoraban estas artes con mucho respeto.

El fin de los tradicionales juegos olímpicos[editar]

No hubo ninguna interrupción en la celebración de las Olimpiadas hasta el 393, cuando el emperador Teodosio las suprimió. El dominio de Grecia por parte del Imperio Romano había cambiado mucho los Juegos, y estos habían dejado de tener sentido. La victoria se buscaba sin escrúpulos y las pruebas estaban repletas de violencia y crueldad, puesto que se integraron luchas entre gladiadores y fieras. Los atletas habían pasado a ser esclavos o profesionales, y las recompensas eran materiales, lo que terminó por corromper el viejo espíritu olímpico.

El nuevo comienzo[editar]

Los Juegos volvieron a celebrarse a partir de 1896. Su promotor fue el francés Pierre de Fredy, barón de Coubertin. Para la construcción del nuevo estadio de Atenas se utilizó mármol de las canteras del monte Pentélico, de las que, siglos antes, se había extraído la piedra para construir el Partenón. Fue entonces cuando se organizó la primera carrera olímpica de maratón, prueba que conmemora la batalla de los griegos contra los persas en el 490 a. C., cuando el mensajero que traía la buena nueva de la victoria cayó muerto tras haber recorrido los 42 kilómetros que separaban Atenas de la llanura de Maratón. La prueba no existía en los antiguos juegos. No se celebró hasta el 14 de abril de 1896.

La salud en la Antigua Grecia[editar]

Las enfermedades que sufrían los griegos, son muy parecidas a las que tenemos nosotros en tiempos presentes; dominados por epidemias, que ellos llamaban plagas, producía un gran número de muertes, lo que era un gran problema para los griegos.

En Grecia la salud era practicada por diferentes grupos especializados en distintas cosas. Pero no todo el mundo podía entrar en estos grupos, pues solo podían entrar en ellos gente muy inteligente. Los griegos no creían en causas supernaturales o en espíritus.

Ellos interpretaban la enfermedad de una manera parecida a la de los mesopotámicos, considerándolo como un signo de impureza o mal comportamiento.

Fueron los Griegos los primeros en dar causas naturales a las enfermedades. Esto pasó porque los cirujanos, los farmacopoeias, etc, recolectaban información de sus filósofos. Progresivamente iban aumentando y los médicos se juntaron para formar pequeñas escuelas de medicina en las que se enseñaba sobre los hombres en todos los sentidos. Al principio, estas escuelas eran heredadas por familia, pero después se extendió hacia más gente, algunos pagaban las clases y todo.

Había cuatro principales tipos de doctores que posiblemente sean los ancestros de los médicos modernos:

  • Cirujanos: Se dedicaban a el tratamiento de enfermedades con experiencia, sabían tratar a sus pacientes por la experiencia, no por la enseñanza. Había tres grupos: unos recolectaban y administraban las hierbas que necesitan; otros como los rizotomas cogían y manejaban las raíces, y los que se ocupaban de las gimnasia y de los masajes.
  • Esclavos: Eran los asistentes de los doctores. Eran los que cuidaban de los pacientes y los que ayudaban a los doctores por ejemplo con herramientas de trabajo específicas. En algunos textos se dice que los asistentes o ayudantes eran los que daban los medicamentos o curas específicas, las dietas líquidas, los baños calientes, etc. Estas escrituras muestran lo importantes que eran los asistentes en la sociedad Griega.
  • Matronas: Eran las que ayudaban a las mujeres a dar a luz a los bebés. Los doctores solo asistían al parto si era complicado o anormal. Como las matronas eran comunes, otra especialidad en medicina era prohibida a las mujeres. Las mujeres griegas no podían aprender ninguna arte u oficio, pero eran ellas las que tenían la responsabilidad de llevar la familia.
  • Técnicos médicos: Eran ellos los que verdaderamente sabían y conocían los conocimientos sobre la medicina. Ellos fueron los que empezaron a prácticar la educación de la medicina, a llamar a pacientes y a recetarles y solucionar todos sus problemas. Eran limitados aquellos que daban esas recomendaciones, así que la mayoría de la gente no sabía como cuidarse.